Un jubilado ha conseguido en dos décadas crear un oasis verde en medio del desierto

Anand Dhawaj Negi, un burócrata jubilado convertido en agricultor del desierto, ha dedicado más de dos décadas de su vida a convertir los fríos páramos del norte de la India, en Himachal Pradesh, en un verde oasis.

En 1977, el Gobierno indio puso en marcha un ambicioso programa para luchar contra los efectos adversos de la desertificación en los desiertos fríos y cálidos del país asiático.

A. D. Negi trabajaba en el departamento financiero a cargo del Programa de Desarrollo del Desierto y vio cómo millones de dólares se iban por el desagüe sin resultados reales.

Cada vez que preguntaba a los científicos y a los funcionarios que participaban en el programa por qué no había avances reales, la respuesta era siempre que carecían de la tecnología necesaria para desarrollar cualquier tipo de cultivo sostenible en el inhóspito entorno del desierto.

Negi, hijo de un agricultor, se cansó de las excusas y pidió una excedencia en 1999 para intentarlo él mismo. En 2003, ya se había retirado definitivamente de su trabajo para concentrar toda su energía en su creciente oasis en el desierto.

Oriundo de la aldea de Sunam, en Kinnaur, Negi se propuso convertir una parcela árida del frío desierto de Himachal Pradesh en un oasis verde para demostrar a todo el mundo, en especial a los esforzados agricultores de la zona, que se podía hacer. No era lo más fácil del mundo, pero el antiguo burócrata sabía en lo que se metía y tenía la ambición y la paciencia necesarias para llevarlo a cabo.

Los primeros intentos de A. D. Negi fracasaron porque las semillas que plantó no tenían suficiente agua, así que ese fue su primer reto. Empleó la siembra en contorno – labrar la tierra en pendiente a lo largo de una elevación constante – para conservar el agua de lluvia y reducir la erosión del suelo, y trabajó con las comunidades locales para crear canales de riego poco profundos que desviaran los arroyos de los glaciares situados a unos 25 kilómetros de distancia. Tras ver sus progresos, el departamento regional de riego también empezó a cooperar.

Pero el agua era sólo uno de los retos que planteaban los fríos desiertos. El suelo arenoso carecía de los nutrientes necesarios para alimentar los cultivos que Negi quería plantar, así que puso en marcha una granja de unas 300 cabras Chigu y mezcló su estiércol con lombrices para duplicar eficazmente el contenido de nitrógeno de la tierra. Esto se vio reforzado por las hectáreas de trébol que plantó alrededor del oasis, que se descomponen regularmente mientras nuevas plantas ocupan su lugar.

El trébol también solucionó el problema de las liebres al que se enfrentaba Negi al principio. Los roedores venían a darse un festín con las plantas más sabrosas, así que el agricultor plantó tréboles de la familia de las leguminosas alrededor de los cultivos más valiosos. Como a las liebres les encantan los tréboles, no se molestan con las otras plantas.

Cuando empezó a trabajar en Himachal Pradesh, A. D. Negi gastó todo su dinero en probar diferentes combinaciones de técnicas agrícolas locales con métodos de cultivo más científicos. Fue un proceso laborioso, pero con el tiempo, la tasa de mortalidad de las plantas pasó de alrededor del 85% al 1%.

Tras demostrar que plantas valiosas como las alubias, las patatas, los guisantes, las manzanas y los albaricoques podían cultivarse incluso en el duro entorno del desierto, el antiguo burócrata empezó a centrarse en los árboles, ya que los consideraba esenciales para combatir el cambio climático en la región.

Con la ayuda de sólo dos voluntarios, Anand Dhawaj Negi consiguió convertir una parcela de más de 90 hectáreas de frío desierto en un oasis verde que atrajo los elogios tanto de los lugareños como de los científicos. La gente viene de lejos para presenciar este milagro de la vida real, algunos vienen a comprar el fertilizante natural de Negi para cultivar sus propias cosechas, y otros traen su ganado para que paste en su trébol, ya que se considera el mejor forraje de la región.

Lamentablemente, Anand Dhawaj Negi, el Sanador del Desierto, falleció a la edad de 74 años, tras sufrir un derrame cerebral. Será recordado como un héroe local y se espera que su oasis verde se conserve como recordatorio de que nada es imposible. La familia de Negi tiene previsto continuar su labor, pero ha pedido al gobierno que asuma la responsabilidad del oasis y ayude a su conservación.

 

Fuente: ecoinventos.com

Compartir