De vuelta a la base de la pirámide

Por: Lorena Castro Jaén

A pesar de los años que han transcurrido desde que Abraham Maslow (1908 – 1970) propusiera su Teoría de autorrealización, en ocasiones de contracción económica o crisis como las que vive el mundo, vuelve a mostrarse como una Teoría siempre vigente al centrar la necesidad como el foco de la motivación. Sin duda, cuando las crisis tocan el poder de compra de los sueldos y salarios, los esfuerzos en materia de Gestión de Recursos Humanos se ven condicionados por la dominación de la necesidad de garantizarse el sustento como motivador central en el hacer y sentir de los trabajadores de una organización.

Lo anterior resulta en el foco central de todo conflicto, negociación, causa de queja, dificultades para la captación de talento humano solo por mencionar algunos aspectos que muestran la centralidad de factor económico como necesidad y por tanto, como motivación. Una especie de volver atrás para quienes desde la perspectiva integral de la Gestión de Recursos Humanos tienen claro que ello, si bien es una innegable realidad, no demerita los otros factores que de igual manera deben ser atendidos. De lo contrario, cualquier trabajo, esté alineado o no con las competencias de un colaborador, si es bien remunerado, bastaría para retener al mismo a largo plazo.

Nuevos y viejos desafíos

Tanto para las organizaciones como para las personas, las épocas de contracción económica desafían la percepción de aquello que resulta importante. Por una parte, en el contexto mencionado, toda empresa hace esfuerzos adicionales por mantenerse competitiva, y en muchos casos, busca sobrevivir a la espera de que curso de los acontecimientos apunten en otra dirección, y, por otra parte, el trabajador que suele tener escasos recursos para un compás de espera, se ve presionado en su diario vivir al sentir que cada día disminuye su capacidad económica lo cual se convierte en un detonante de estrés adicional.

Ambos escenarios requieren sin duda ser leídos desde la serenidad que permita evaluar los pro y los contra y sobre todo las posibles soluciones que puedan surgir aun en medio de la dificultad. Las opciones surgirán teniendo como fundamento el manejo de información oportuna: indicadores económicos, realidad del mercado en el que se compite, el mercado laboral, nuevas opciones como el emprendimiento son algunos aspectos a considerar para no correr el riesgo de quedar entrampados solo en el aspecto económico. Sin duda, el ser humano es más que un salario y sus necesidades responden a otras instancias, que, según el citado Psiquiatra y Psicólogo, tienen distintas fuentes como: la necesidad de protección, pertenencia, estima y reconocimiento y autorrealización entendida como el desarrollo de todo el potencial que tiene el individuo.

¡Hasta un próximo encuentro!

__________________

Lorena Castro Jaén es facilitadora y consultora en el área de recursos humanos y gerencia.
Twitter e Instagram: @gerenciaenpositivo

Compartir