Bitcoin, moneda virtual que circulará en El Salvador

Por: Aida Montenegro-Loughran

El más pequeño de los países centroamericanos hizo historia al convertirse en el primer país del mundo que permitirá que el bitcoin, moneda virtual o criptodivisa, sea utilizado por su población de la misma manera que el dólar estadounidense, la otra moneda presente en la nación.

MONEDA DIGITAL DESCENTRALIZADA

Permite pagos instantáneos a cualquier persona, gracia a la tecnología “peer-to-peer” del software original Bitcoin de Satoshi Nakamoto bajo licencia del MIT, en cualquier parte del mundo. La moneda no tiene como las otras monedas usadas actualmente una casa central que la emita y controle sus características. Así las transacciones solo requieren de dos personas para realizarse. La red realiza la gestión de transacciones y la emisión de dinero de forma colectiva.

EL CREADOR DE BITCOIN

Partiendo de la idea de que el dinero es cualquier objeto o tipo de registro aceptado por pago de servicios, bienes y pago de deudas en un país determinado o contexto dado en 2009 apareció la primera criptomoneda aunque hoy día existen unas 1,600 monedas aun no se sabe nada del programador o grupo de programadores que bajo el seudónimo Satoshi Nakamoto publicó un artículo donde se refería al nuevo sistema de transacciones descentralizado.

MIT LICENCIA DE PROPIEDAD

Lo que en realidad quiere decir es que nadie es dueño del sistema BITCOIN y al no pertenecer a nadie es de todos los que lo usen y no debe pagar nada. Sus propiedades son: portátil, durable, divisible, reconocible, fungible, escaso y difícil de falsificar.

LA MINERÍA

Para la compra de estas monedas se necesita una tarjeta de crédito, como no hay billetes físicos ni control de un país el mercado es muy volátil y su valor cambia rápidamente.

Los “mineros” recompensan a las personas que confirman las transacciones de los usuarios que forman la red.

Feliz viernes y seguiremos atentos a la aventura digital de la nueva moneda salvadoreñas con deseos de una mejor la economía.

Compartir