Vivir el momento presente

Por: Carlos Piña Grau

En consonancia con los primeros días del año, y las expectativas que éste nos trae, quiero dejarte algunas reflexiones en relación a permanecer en el momento presente.

Vivir el momento presente supone dejar de pensar en el pasado, salir de esas memorias que no puedes cambiar y disminuir las proyecciones de un futuro incierto, al cual no sabes cómo ni en qué condiciones llegarás.

Tener muchas expectativas genera ansiedad, angustia, preocupaciones. No gastes más tu energía, pues gracias a ella estás vivo. El momento presente es una línea divisoria que separa el pasado del futuro.

Con el tiempo llegarás a entender que lo único real que existe es el momento presente, donde te encuentras ahora. Mientras más temprano tomes consciencia de esto, disfrutarás más de la paz, la armonía y te aseguro que sentirás cuán bella puede ser la vida.

El hombre envejece muy rápido y gana sabiduría muy tarde, tal vez cuando ya no tiene mucho tiempo.

Para iniciar esta fascinante aventura, te motivo a que de ahora en adelante pongas tu atención en lo que haces. Por ejemplo, si estás manejando concéntrate en el volante, en la calle que tienes por delante y de vez en cuando mira por el retrovisor; no uses tu celular para mandar mensajes mientras manejas.

En otras palabras, concéntrate en lo que haces sin pensar en cosas distintas, sólo observa y acepta; así evitas que tu mente parlanchina interfiera y te distraiga sin que te des cuenta y pierdas los instantes que la vida te está dando, sin disfrute y haciendo mal uso de tu energía.

Te invito a que observes los atardeceres, sin pensar, sin decir nada ni describir lo que está sucediendo. Sólo siente y entrégate a ese momento, enfocado en el sol e inicia el sentido de la observación con consciencia, con entrega y disfrute de lo que está ocurriendo, en total silencio…

Si creas ese hábito, sentirás balance y equilibrio en tu vida. Hazlo las veces que quieras para sentir paz y armonía.

Cuando pones atención a lo que está pasando, te conectas con tu corazón y tu mente será utilizada como una herramienta para fluir con la sabiduría que está en sintonía con Dios.

Tu percepción se amplía porque el juicio no interfiere y eso trae como consecuencia que tu vida esté matizada por acciones en vez de reacciones; estas dependen de tus memorias, comparaciones o proyecciones erróneas.

Es importante que sepas que todo lo que ves o percibes como bueno fuera de ti, lo está dentro de ti. Así mismo, todo lo que está mal fuera de ti, también lo está dentro de ti. Somos como espejos, reflejamos lo que vemos y eso somos. Reflexiona y no dejes que tu historia contamine tu momento presente.

Aprende a observar con consciencia para disfrutar la vida en toda su plenitud. Observa si tienes tensiones musculares en alguna parte de tu cuerpo, utiliza la respiración consciente para relajarte y te darás cuenta que, mágicamente, logras destensar los músculos rígidos y te sentirás mejor.

Camina observando lo que está a tu alrededor, sin pensar, sin analizar, sólo prestándole atención a lo que observas para que tu entrega sea total y logres comulgar con la existencia.

Comprométete a vivir en el aquí y ahora, disfruta la vida en el momento presente. Tú puedes elegir donde quieres estar: en el presente, en el pasado o en el futuro.

“El secreto de la salud, mental y corporal está en no lamentarse por el pasado, ni preocuparse por el futuro, ni adelantarse a los problemas, sino vivir sabia y seriamente el ahora”. Proverbio chino.

______________

Compartir