Vacuna contra la tuberculosis podría revertir la diabetes

Una reciente investigación, realizada por un equipo del Laboratorio de Inmunobiología del Hospital General de Massachusetts. EE.UU., podría haber encontrado una forma de revertir la diabetes. Según los científicos a cargo, la exposición a las bacterias contenidas en la vacuna puede restaurar los niveles normales de azúcar en la sangre en pacientes con diabetes tipo 1 (DT1) al aumentar el apetito de los glóbulos blancos.

El estudio aún no ha sido publicado por ninguna revista científica pero se presentó esta semana en la Reunión Anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes 2018 (EE.UU.) y se basa en trabajos anteriores sobre la DT1. Según los investigadores detrás del paper, hay algo que estamos haciendo mal: no estamos exponiendo nuestros organismos lo suficiente a cosa que el sistema inmunitario realmente necesita aprender a atacar.

“Durante mucho tiempo se ha creído que vivir en entornos más limpios y más urbanos está involucrado no solo en cómo se desarrolla la diabetes tipo 1, sino en el aumento de la incidencia de la enfermedad”, dijo en un comunicado la doctora Denise Faustman, autora principal de estudio.

“En particular, la exposición reducida a ciertos microbios, la consecuencia de un excesivo saneamiento, un mayor uso de antibióticos, familias más pequeñas, casas más limpias, menos exposiciones diarias al suelo y una menor exposición a animales domesticados, parece haber cambiado la función metabólica en nuestros cuerpos en la actualidad”, agregó Faustman.

La vacuna Calmette-Guerin y la diabetes

La vacuna Bacillus de Calmette y Guérin, conocida como BCG, que protege contra la tuberculosis mediante la introducción de un inofensivo y debilitado linaje de bacterias estrechamente relacionadas con Mycobacterium tuberculosis, ha demostrado tener el efecto secundario no deseado pero increíblemente beneficioso de reactivar el sistema inmunológico humano en su conjunto.

Investigaciones anteriores han demostrado que la BCG puede ayudar a las personas a combatir una variedad de afecciones, que incluyen muchos tipos de cáncer e infecciones parasitarias.

Basándose en la evidencia de que el BCG también es beneficioso para mitigar los trastornos autoinmunes , el grupo de investigadores a cargo de Faustman inició un pequeño ensayo clínico en el que los adultos con DT1 recibieron dos vacunas BCG con cuatro semanas de diferencia o dos inyecciones de placebo. Cuatro años después, el nivel promedio de azúcar en la sangre de los sujetos vacunados había descendido en más del 18% -casi de nuevo a los niveles sin enfermedad- sin inducir episodios de hipoglucemia.

Los investigadores concluyen que sus descubrimientos allanarán el camino para estudios adicionales más amplios de la vacuna BCG para el tratamiento de la la diabetes tipo 1.

 

Fuente: LaRed21.com

Compartir