Una terapia combinada se muestra eficaz contra el cáncer de hígado avanzado

Un tratamiento combinado de radioterapia intraarterial y el fármaco inmunoterápico Nivolumab se ha mostrado eficaz en seguridad y capacidad antitumoral en pacientes con cáncer de hígado en estadios intermedio y avanzado.

Así lo revelan los resultados de un ensayo clínico español en fase II, presentado recientemente en el Congreso de la Asociación Internacional de Cáncer Hepático, ILCA 2020 y liderado por la Clínica Universidad de Navarra (CUN).

Hasta ahora, dice la CUN en un comunicado, la terapia más utilizada en los casos de carcinoma hepatocelular en estadio intermedio, cuando la enfermedad no es operable pero no se han producido metástasis en otros órganos, es la quimioembolización, pero cuando los pacientes no son candidatos idóneos por tener alta carga tumoral se suele administrar radioterapia interna selectiva o radioembolización.

 

De ahí esta investigación, en la que la radioembolización se ha combinado con la administración de inmunoterapia con Nivolumab, un fármaco que libera los “frenos” del sistema inmunitario y aumenta la capacidad de las células T de destruir células cancerosas.

El ensayo clínico se desarrolló en 42 pacientes con un diagnóstico confirmado de carcinoma hepatocelular inoperable, que tenían un tumor de más de 5 centímetros, múltiples tumores o invasión de la vena porta en uno de los lóbulos hepáticos, y sin metástasis. La mayoría ya habían progresado a otros tratamientos para el cáncer.

Este tratamiento combinado, precisa la CUN, mostró un perfil de seguridad “favorable, sin signos de toxicidad sinérgica” y además un 38% de los pacientes experimentó una remisión objetiva de la enfermedad, que fue completa en 5 pacientes.

El tiempo hasta la progresión fue superior a 9 meses en la mitad de los pacientes, una cifra más alta que en estudios previos, y en 4 de ellos se pudo proceder a la resección del tumor que no era posible antes del tratamiento.

Los investigadores de la Clínica califican los resultados obtenidos de “alentadores” en cuanto a la eficacia, “de modo que justifican una evaluación adicional en ensayos controlados”.

En el ensayo clínico han participado ocho hospitales más: Clínic (Barcelona), Gregorio Marañón, Ramón y Cajal y 12 de Octubre (Madrid), Central de Asturias (Oviedo), Donostia (San Sebastián), Lozano Blesa (Zaragoza) y Cruces (Baracaldo).

 

Fuente: diariodenavarra.es

Compartir