Un nuevo análisis de sangre detecta a personas con riesgo de alzhéimer

Un grupo de investigadores alemanes está cerca de desarrollar un análisis de sangre que pueda detectar la enfermedad de Alzheimer mucho antes de que empiecen a aparecer los síntomas. Esta nueva prueba será extremadamente útil para los científicos que intentan comprender y tratar la enfermedad, pues uno de los principales problemas que dificultan la investigación del alzhéimer es que la enfermedad siempre se detecta en una etapa relativamente tardía.

La causa: que los síntomas se desarrollan lentamente en el lapso de varios años y se vuelven obvias mucho después de que la enfermedad ya haya hecho cambios en el cerebro.

No hay una forma simple de detectar si la enfermedad de Alzheimer se está desarrollando en un individuo. Los únicos métodos confiables de diagnóstico son la tomografía por emisión de positrones, que consume mucho tiempo y es bastante costosa, y el análisis del líquido cefalorraquídeo que se realiza mediante punción lumbar y es muy doloroso e invasivo.

Una de las características de la enfermedad de Alzheimer es una acumulación anormal de placas de beta amiloide en el cerebro. La beta amiloide está presente en el cerebro sano, pero en personas con alzhéimer, la proteína se pliega incorrectamente y se acumula. En esta forma, es tóxica para las neuronas. Y estas placas amiloides pueden comenzar a desarrollarse de 15 a 20 años antes de que aparezcan los síntomas de la enfermedad.

Los investigadores, dirigidos por Klaus Gerwert, querían saber si la medición de los niveles relativos de beta amiloide sanos y patológicos en la sangre podría identificar al alzhéimer en sus etapas tempranas.

El análisis de sangre funciona con tecnología de sensor de inmuno-infrarrojo; basado en un anticuerpo, el sensor extrae todo el beta amiloide de la muestra de sangre. Las dos versiones de beta-amiloide absorben la luz infrarroja a diferentes frecuencias, lo que permite a los investigadores medir los niveles relativos de proteína saludable y no saludable.

A diferencia de otros métodos, el sensor de inmuno-infrarrojo no proporciona una cantidad precisa de proteína mal plegada; más bien, proporciona información sobre la proporción entre las versiones saludables y no saludables. Esto es beneficioso ya que se ve menos afectado por las fluctuaciones naturales de los niveles de proteína en la sangre.

Para investigar si la prueba funcionó, el equipo de científicos de la Universidad Ruhr Bochum (Alemania) utilizó datos de la cohorte sueca BioFINDER, un estudio llevado a cabo por Oskar Hansson de la Universidad de Lund (Suecia).

Los resultados fueron alentadores: en individuos que mostraron síntomas tempranos y sutiles de alzhéimer, la prueba detectó cambios en los niveles de beta-amiloide que se asociaban con depósitos anormales visualizados mediante escáneres cerebrales. En otras palabras, la prueba detectó un aumento en los niveles de placas de beta-amiloide, confirmado posteriormente mediante un escáner cerebral.

El siguiente paso era ver si se podían detectar niveles anormales de beta-amiloide antes de que se desarrollaran los síntomas del alzhéimer. Para ello, tomaron datos del estudio de cohorte ESTHER. Evaluaron muestras de sangre de 65 personas que luego desarrollaron la enfermedad de Alzheimer. Estas muestras de sangre se compararon con 809 individuos que no desarrollaron la enfermedad.

En promedio, la prueba de sangre podía detectar la enfermedad de Alzheimer 8 años antes de que los síntomas clínicos se hicieran evidentes.

El test diagnosticó correctamente el alzhéimer en el 70% de los casos y predijo erróneamente que el 9% desarrollaría la enfermedad. En general, la precisión diagnóstica fue del 86%.

Comparado con una punción lumbar o una PET, un simple análisis de sangre sería mucho más útil para los médicos e investigadores por igual. Aunque la prueba no es perfecta todavía, sería una forma útil de identificar a aquellos que pueden estar en riesgo de desarrollar alzhéimer antes de enviarlos a una investigación más exhaustiva.

 

Fuente: muyinteresante.es

Compartir