Un hombre con memoria prodigiosa gana campeonato de Scrabble en Francia sin saber francés

Desde que el arquitecto Alfred Mosher Butts inventara el célebre tablero, allá por el año 1938, el Scrabble o juego de las palabras cruzadas, se ha extendido por todo el mundo como uno de los entretenimientos más conocidos. Se encuentra disponible en veintinueve idiomas y se estima que se han vendido más de ciento cincuenta millones juegos repartidos por todo el planeta.

Igual que el ajedrez o el Go, el Scrabble también cuenta con una legión de seguidores, con miles de clubs y hasta Federaciones que organizan campeonatos, tanto a nivel nacional como mundial.

En algunos países estos torneos se han convertido en algo realmente importante y sus retransmisiones son seguidas por millones de aficionados. Y a este nivel profesional de altos vuelos, el neozelandés Nigel Richards es algo así como el Messi y el Cristiano Ronaldo del Scrabble.

Nadie ha conseguido ganar el Campeonato Mundial de Scrabble más de dos veces, y sin embargo Richards ha repetido su corona en los años 2011, 2013, 2018, y 2019; una hazaña que lo convierte, sin lugar a dudas, en el mejor jugador de todos los tiempos.

Introvertido, solitario, este genio de las palabras cruzadas es un prodigio en matemáticas y memoria, dos de los elementos claves para ser un campeón de Scrabble.

“El Scrabble no es solo un juego de palabras, es mucho más. Es un juego de matemáticas. Es un juego de estrategia, es un juego de relaciones espaciales y geometría del tablero. Tienes que tener una mente maravillosa para ser genial en Scrabble”, explica el experto Stefan Fatsis, en una entrevista en la NPR.

Nigel Richards es un prodigio en todas esas materias, y quizá tentado por nuevos retos para ese cerebro único, su siguiente desafío lo ha convertido en toda una leyenda. Presentarse el Campeonato Nacional de Francia sin saber hablar francés… simplemente, memorizando todas las palabras del diccionario. Tras solo unos meses estudiando y leyendo, el neozelandés no solo se clasificó para el torneo… sino que consiguió ganarlo, añadiendo a sus otros trofeos en diferentes países angloparlantes, un nuevo logro: Campeón de Francia.

A finales de mayo, Nigel cogió el diccionario oficial de francés autorizado para el Scrabble en ese país, y comenzó a memorizar, una a una, todas las palabras. Es una verdadera hazaña si tenemos en cuenta que el Scrabble francés tiene 386.000 palabras, más del doble que el Scrabble en los campeonatos de Estados Unidos, que solo tiene 187.000 palabras.

Liz Fagerlund, amiga de Nigel y expresidenta de la Asociación de Scrabble en Nueva Zelanda explica que “Richards no habla francés en absoluto, simplemente consiguió memorizar todas las palabras… no saben lo que quieren decir, no las sabe pronunciar correctamente y no sería capaz de mantener una conversación en francés”. Su método es realmente fascinante: simplemente lee las palabras, pasa las páginas del diccionario y es capaz de evocar una imagen exacta de esas páginas. Su prodigiosa memoria es muy visual. Nigel explica su memoria fotográfica diciendo que si escucha una palabra no la suele recordar, pero si la ve escrita, esa imagen se queda grabada en su cerebro.

El reto es aún más impresionante porque, además de la increíble tarea de memorizar cientos de miles de palabras y su correcta ortografía, también tuvo que ajustar su estrategia de juego a los matices del léxico francés. “Lo que ha conseguido Niguel Richards es como si Tiger Woods dijera un día, además de ser campeón de golf voy a jugar al tenis… y en solo unos meses ganara Wimbledon”, explica Fatsis.

 

Fuente: Yahoo Noticias

Compartir