Un grupo de voluntarios diseña respiradores artificiales en 3D que podrían construirse en horas

Con motivo de la pandemia que conmueve al mundo, quienes desconocemos el mundo de la salud empezamos a escuchar a hablar de insumos médicos imprescindibles en tiempos de coronavirus. Uno de los más importantes, por las patologías pulmonares que genera el COVID19 en algunas personas, es el respirador artificial. Es un recurso fundamental en las terapias intensivas, que no abunda lo suficiente para contener la cantidad de casos que lo requieren en el marco de la pandemia.

Un grupo de expertos españoles acaba de anunciar que están testeando respiradores que se podrían construir en horas y de con una inversión mucho menor a la que requieren los tradicionales.

El respirador es fundamental para los casos en que se produce una neumonía doble, que no permite oxigenar bien el cuerpo. Si los pacientes no cuentan con este recurso, difícilmente puedan superar la enfermedad que dispara el coronavirus en personas vulnerables, con patologías previas. La posibilidad de sumar este insumo de manera rápida es clave para evitar el temido colapso del sistema de salud.

El prototipo, que ya se está testeando, fue elaborado por un equipo de 1.800 expertos en distintas disciplinas que trabajan juntos y se hacen llamar “Coronavirus Makers”. Están bajo la coordinación de un equipo bautizado Reesistencia y, vía Telegram, diseñaron este modelo de respirador artificial que puede construirse en horas y cubriría la gran demanda que existe frente al coronavirus.

“No hay muchos insufladores de aire porque históricamente han sido poco requeridos. Se vio una oportunidad de dar nuestro poder de fabricación a la sociedad. Del 9 al 13 de este mes, se juntaron varios makers, médicos, diseñadores… La idea era paliar los problemas de insuficiencia respiratoria, que es la causa principal de muerte por coronavirus”, cuenta Overland García, coordinador de trabajo nacional de la plataforma.

El prototipo busca ser igual de eficiente que los equipos actuales pero tienen la enorme diferencia de que podrían fabricarse rápidamente y en cualquier lugar del mundo.

“Hemos intentado hacer un producto que se pueda replicar de forma fácil y que sea igual de eficiente que los que existen en la actualidad. Está pensado para que en el sitio más remoto del mundo lo puedan replicar y salvar a gente. Ese es el objetivo”, explica Marcos Castillo, ingeniero informático y uno de los precursores de esta iniciativa.

El sistema de salud de los países más afectados por el coronavirus está siendo colapsado por la cantidad de infectados que precisan sistemas de ventilación mecánica. En ese marco, este equipo de expertos ha trabajado sin descanso más de 96 horas seguidas hasta tener el dispositivo respiratorio listo para testear.

¿Cómo se logra que cualquier persona pueda fabricarlo? El equipo de Reesistencia explica que se deben seguir las instrucciones y usar el código abierto que va a compartir el equipo Reesistencia Team.

Castillo, uno de los expertos que forma el equipo, explica: “Esto no va a llegar mañana y no podrá implementarse en un hospital de inmediato, pero vamos a testearlo y evaluar si el diseño es eficiente. En el caso de que sea positivo, se harán pruebas de esfuerzo y de resistencia. El aparato pasará una homologación por parte responsables médicos y recién después quedará disponible”, explican los miembros de Reesistencia.

Dentro de los cambios realizados en estos prototipos, que finalmente son 2 (el RRESPIRATOR23 y el REESPIRATOR17), se reemplazaron las válvulas de control y se implementó un sistema ventilatorio, Jackson Rees (de ahí, el nombre del equipo), en lugar de los AMBU que existen en otros proyectos. Este cambio permite ajustarse más a las necesidades actuales.

Uno de los principales impulsores del proyecto es Ramsés Marrero, maker y médico residente en Anestesiología en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, en Santa Cruz de Tenerife, España.

Por ahora, cerca de 300 personas en toda España se han ofrecido para colaborar en la impresión, ayudando voluntariamente. El equipo deja a disposición un formulario para que llenen y envíen las personas que se ofrezcan como voluntarias.

 

 

Fuente: buenavibra.es

Compartir