Un doctor opera gratis a los niños con labio leporino en Argentina

Una vez por mes, el quirófano del Sanatorio 9 de Julio se llena de solidaridad y amor. El doctor Oscar Abdala, tucumano, de 41 años, comanda al equipo que realiza cirugías gratuitas para niños con labio leporino, un defecto congénito que consiste en una hendidura o separación en el labio superior, y que muchas veces puede afectar también al paladar.

«Soy un convencido que si todos ayudamos un poquito desde donde estamos, si cada uno pone su granito de arena, todos estaríamos mejor», dijo el profesional ante una entrevista que le realizó el medio eltucumano.com.

Es toda una declaración de principios para este jóven médico, padre de una nena de tres años y un varón de tan solo 45 días.

Formado en el Hospital Eva Perón, de Buenos Aires, Abdala tuvo allí como jefe a su colega Héctor Lanza. Él fue quien le contagió el interés por las acciones solidarias.

De regreso en el «Jardín de la República», comenzó con las cirugías en el Hospital Avellaneda, pero una vez que dejó el sector público para entrar en el área privada, se dio cuenta que le faltaba algo. «Yo sabía lo difícil que era para estas familias conseguir un turno en un hospital público, y poder operarlos era algo que a mi me generaba mucha satisfacción, así que se lo planteé a la gente del Sanatorio 9 de Julio, y comenzamos a darle forma a este proyecto», recuerda.

Ahora, el proceso está consolidado y cada una de las patas de la estructura hace su aporte. El sanatorio pone el quirófano, entre las fundaciones Gavina (de Tucumán) y SmileTrain (de EEUU) se hacen cargo de la logística y los gastos del material que se utiliza para las intervenciones, y los profesionales que intervienen no reciben ningún tipo de honorarios por esto.

«Las operaciones son un sábado por mes, pero el acompañamiento a las familias es algo constante. Hay muchos casos que necesitan la cirugía, pero hay otros que requieren otro tipo de tratamientos y también estamos junto a ellos», señala Abdala.

Él, junto a la doctora Verónica López (anestesióloga), las instrumentadoras Gabriela Salazar y Mayra Brito, y los aportes de Lucas Casadey y Agustín Reyes Cano como ayudantes son quienes ingresan a la sala de operaciones y se encargan de que los pequeños puedan recuperar la sonrisa.

«Tenemos una lista de prioridades, y todos los casos que recibimos son analizados por los profesionales para ver qué tratamiento ofrecemos», agrega.

 

Fuente: diariomovil.info

Compartir