Trucos para maximizar la vida útil de tu mascarilla

Una de nuestras nuevas realidades será el uso constante de las mascarillas como parte de nuestro equipo de protección personal para reducir la propagación del COVID-19, según ha recomendado los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Ya sea una mascarilla desechable o reusable, Liz Santiago de Jesús, quien es analista del Cuidado de la Salud del Departamentode Salud, ofrece sus recomendaciones.

Si la mascarilla es desechable

– Al colocarla y removerla, no debes tocarle la parte de adentro ni la del frente. Agárrala preferiblemente por las liguillas o straps que tiene la mascarilla.

– Si estás fuera de casa y necesitas removerla, de esta ser suficientemente flexible, dóblala o encapsula la parte interior de la mascarilla (en la parte por donde se habló). Llévala de inmediato hacia la superficie de una mesa, pero antes coloca un papel toalla. Una vez termines ya sea de comer, cepillarte los dientes o realizar cualquier actividad, colócatela nuevamente.

– Si vas a estar por un tiempo prolongado sin la mascarilla, puedes ponerla en una bolsa de papel y una vez la coloques dentro, dobla la bolsa de papel hasta cerrarla.

– Si vas a reusar la mascarilla desechable –aunque parezca contradictorio- podrás hacerlo cuatro días después. Pero mientras, debes haberla echado en la bolsa de papel, cerrarla y colocarla en un lugar donde nadie le esté hablando encima ni se contamine. Recuerda, no debes reusarla al día siguiente.

Si la mascarilla es reusable o de tela

– Al colocarla y removerla, no debes tocarle la parte de adentro ni la del frente. Agárrala preferiblemente por las liguillas o straps que tiene la mascarilla.

– Al llegar a la casa, ponla de inmediato con agua y jabón. Si puedes ponerla en agua tibia, mejor. Puedes lavarlas con guantes si gustas.

Puedes echar la mascarilla de tela a la lavadora con otra ropa, siempre y cuando sea con agua y jabón porque el jabón va a disolver la superficie del virus y lo va a deshacer de tal manera que cuando ya está seca, la puedas reusar.

En el caso de los niños

– Su uso es recomendado para niños de dos años o más, según los CDC.

– En el caso de los niños que tienen menos de dos años no se recomienda el uso de mascarillas ni la cubierta de tela por riesgo a asfixia. Esta advertencia también aplica a personas con problemas respiratorios o que estén inconscientes, incapacitadas o no sean capaces de quitárselas sin ayuda.

“Para aquellos niños menores de dos años, personas con su capacidad pulmonar comprometida o alguien que no tenga bien su nivel de conciencia y necesiten salir del hogar, en ese caso lo que se recomienda es que la persona que le acompaña mantenga el uso de la mascarilla y quien esté a su alrededor mantengala distancia de los seis pies. Lo importante es que cualquier fluido que salga del cuerpo de los que rodean a ese paciente, pueda ser atrapado por la mascarilla y evitar contagio”, explica Santiago De Jesús.

Si sales a hacer compras o a una cita médica

– La persona que tuvo que salir a cubrir alguna necesidad, hacer algunas compras o acudir a una cita médica, no es recomendable que se remueva la mascarilla al llegar a su auto y la deje enganchada en el espejo retrovisor, por ejemplo, y que luego otra persona use el vehículo con esa mascarilla expuesta.

– Si puedes mantenerte con la mascarilla puesta hasta llegar a la casa es lo ideal, aunque no resulte cómodo.

 En el caso de que sea demasiado el esfuerzo o, incluso, no puedas respirar bien, comienza a implementar el uso de la bolsa de papel. Al llegar al vehículo, te remueves la mascarilla desechable o reusable, la pones en la bolsa, y la doblas para cerrarla. Luego, ubícala en un lugar donde no sea accesible a los niños.

– Una vez llegues a la casa, en la medida que sea posible, ten una mesa con una canasta o un área en la que puedas echar todos los artículos posibles, incluyendo tu mascarilla, para que puedas comenzar el proceso de desinfección. Se recomienda también sanitizar tus zapatos.

– Separa la compra de los alimentos y pon lo que es frío aparte, pues también te ayudará en el momento de llegar, poder ubicarlo, en lo que te quitas la ropa y comienza el proceso de desinfectar.

 

Fuente: elnuevodia.com

Compartir