Suecia se prepara para la desaparición del dinero en efectivo

Suecia se está preparando para vivir sin dinero en efectivo: la mitad del comercio no recibirá billetes ni monedas en 2025. Ante este futuro cercano, las autoridades trabajan para anticiparse a cualquier inconveniente que pueda surgir de la ausencia de la plata tradicional.

El Banco Central sueco ha estado probando la e-krona, moneda digital que le permitirá mantener el control del suministro del dinero. Pero, a la par, también surgen escenarios posibles que acarrean problemas a solucionar: qué pasará con los pagos en línea y las cuentas bancarias si falla alguna red eléctrica o los servidores se entorpecen por averías eléctricas, piratas informáticos o incluso una guerra.

“En la posición en la que estamos, no sería adecuado quedarnos con los brazos cruzados sin hacer nada para solo notar a la distancia que el dinero en efectivo ha desaparecido”, dijo Stefan Ingves, gobernador del banco central sueco, citado por The New York Times.

“No se puede regresar en el tiempo, pero es necesario encontrar una manera de enfrentar el cambio”, agregó.

El otro problema posible es la exclusión de aquellas personas que, por edad o acceso, no manejan del todo bien los dispositivos electrónicos.

“Alrededor de un millón de personas no se siente cómoda al usar una computadora o iPad o iPhone para sus asuntos bancarios”, dijo Christina Tallberg, de 75 años y presidenta de la Organización Nacional de Jubilados Suecos.

“No estamos en contra del movimiento digital, solo creemos que ha avanzado con demasiada rapidez”, agregó.

En Suecia, un quinto de los diez millones de habitantes no usa cajeros automáticos; y más de cuatro mil se han implantado un microchip en la mano para pagar, por ejemplo, el transporte público. En la población que va entre los 18 y los 24 años, el 95 % hace sus compras con tarjeta de débito o mediante una aplicación creada por los bancos más importantes del país.

Las autoridades suecas tienen dos propuestas para mantener el efectivo circulando. El Parlamento quiere sólo los bancos más grandes manejen efectivo, mientras que el banco central insiste en que todos lo hagan.

Swedbank, SEB y otras instituciones financieras están combatiendo las demandas de los legisladores, con el argumento de que ofrecer un mayor acceso representaría una carga excesiva para ellos.

 

Fuente: adnradio.cl

Compartir