Suecia camina hacia una sociedad sin billetes ni monedas

Suecia, el país en donde el dinero en efectivo en circulación representa 1% de su producto interno bruto (PIB), está pensando en diseñar una moneda digital llamada e-krona.

La novedad es que las investigaciones están a cargo del banco central de Suecia, el Riksbank. En un artículo reproducido por el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés) titulado ¿Por qué la sociedad sin efectivo de Suecia ya no es una utopía? se cuenta la historia de cómo es la vida de los escandinavos sin los billetes y monedas.

El texto refiere que la casi total eliminación del dinero en circulación se ha logrado gracias al desarrollo de más y mejores formas de pago electrónico. La ley del país permite que los establecimientos se nieguen a aceptar cash. Incluso menciona que hay lugares con letreros en la entrada en los que se lee: “No se aceptan pagos en efectivo”, mientras que los bancos han dejado de ofrecer ese servicio.

Lejos de que eso provoque enojo, se afirma que los suecos están felices de adaptarse a las nuevas tecnologías. Por eso, las tarjetas están muy extendidas y la aplicación de pago instantáneo Swish (silbido en español) ha sido descargada por más de la mitad de la población.

Swish se conecta a una cuenta bancaria en cualquier banco con un número de teléfono móvil y hoy es una forma popular de compartir la factura de un restaurante, distribuir dinero de bolsillo a los niños, hacer una cooperacha para un regalo de cumpleaños en la oficina y pagar hasta en los mercados.

El pago se lleva a cabo con la ayuda del sistema de liquidación en tiempo real del banco central Riksbank, que es el banco central más antiguo del mundo y el primero en plantear qué función debe tener en una sociedad sin efectivo. Una alternativa que podrían explorar los institutos centrales, dice, sería emitir dinero digital como complemento del efectivo y del dinero en cuentas bancarias.

Por eso, en el país escandinavo se está pensando en la e-krona como una posibilidad nueva y relativamente inexplorada, la cual está atrayendo un interés creciente de varios bancos centrales.

La idea es que la e-krona sea una moneda digital y tendría una conversión uno a uno con una corona ordinaria en una cuenta en el Riksbank o almacenada localmente, por ejemplo, en una tarjeta o en un teléfono celular.

Para la industria de pagos, el banco central Riksbank proporcionaría una infraestructura para las transacciones de la e-krona a la que los proveedores de servicios de pago puedan conectarse, y en la que se puedan crear servicios de pago para los usuarios finales.

 

Fuente: vanguardia.com.mx

Compartir