Solidaridad global: saga de los niños tailandeses

Por: Aida Montenegro-Loughran

Los “jabalíes salvajes”, el equipo de fútbol integrado por 12 menores tailandeses entre 11 y 16 años, su entrenador de 25 años, atrapados en una cueva desde el pasado 23 de junio, día de Juan y Juana, fueron rescatados el pasado10 de julio en su totalidad. El equipo de rescate logró su objetivo gracias a la cooperación de buzos internacionales y transferencia global de tecnología, entre miles de mensajes de apoyo a los menores de celebridades de todo el mundo, incluyendo a Lionel Messi.

La luz al final de esta saga es una antorcha que debemos continuar pasando y mantener encendida como muestra de que en nuestra sociedad actual, gracias a los avances en tecnología y las comunicaciones es posible apoyar a otros en situaciones impredecible en cualquier parte del planeta.

Este apoyo que ha hecho posible el rescate de éste grupo de menores que mantuvo al mundo unido y solidario por semanas.

Bravo por todos los que fueron parte vital del éxito del rescate y por darnos a todos la visión real de una villa global y solidaria.

Modernidad en 1965: elefante y castillo

El símbolo de esperanza y modernidad inaugurado en el año de 1965 como el más moderno centro comercial de la época en Londres dice adiós con una muestra de arte, cultura, fotografía y una danza casi ritual que la vida de un emigrante, a veces, ve reducida por las limitaciones del idioma, acceso a salarios y discriminación de grupo.

El festival organizado por las miembros de la Comisión de la verdad, memoria y reconciliación de las mujeres colombianas en la diáspora para celebrar la acogida que el centro comercial y el área ha dado a la vibrante comunidad latina en Londres. La Comisión es una iniciativa que tiende a empoderar a sus miembros como agentes de cambio en el proceso de paz colombiano y de los países anfitriones.

Perspectiva y narrativa, elementos para unir

Desde una visión más holística nuestra sociedad, es decir, el lugar donde vivimos, es parte de la villa global en la que los avances tecnológicos nos han convertido, como ha sido el caso de la saga de los menores tailandeses. Sin embargo, somos conscientes que los avances y el acceso a los mismos es a veces prohibitivo para la gran mayoría de los habitantes de la villa. Esta distribución arbitraria y al azar nos invita a los que tenemos acceso a las redes a ser responsables de nuestra narrativa para que tenga una perspectiva realística, actual y solidaria.

Feliz viernes y hasta la próxima semana desde el festival de Jazz Red Sea en Rotterdam, Holanda.

_____________________

@aidaline2012

Compartir