Si se te pone la piel de gallina cuando escuchas música, tu cerebro es especial

Son muchas las personas que se emocionan cuando escuchan una canción. Que lloran por los mensajes que transmite. O que se sienten identificados con lo que la letra de la canción pueda decir. Por eso son muchos los que consideran la música como su gran pasión. Pero hay un grupo más pequeño que va más allá.

Alissa Der Sarkissian asegura que cuando escucha Nude de Radiohead, su cuerpo cambia:

“En cierto modo siento que mi respiración va con la canción, mi corazón late más lento y me siento más consciente de la canción, tanto las emociones de la canción como la respuesta de mi cuerpo”.

Son pocas las personas que sienten piel de gallina cuando escuchan música. Y según un estudio en que participó Alissa, el motivo de esta sensación radicaría en el cerebro de la persona. Matthew Sachs realizó una investigación mientras era estudiante en la universidad de Harvard. Allí analizó a estudiantes que experimentaban escalofríos y nudos de garganta cuando escuchaban una canción.

Sachs escaneó el cerebro de 10 personas que sentían una conexión emocional más cercana con la música, con otras 10 personas que no lo tenían. Allí descubrió que las personas más apegadas presentaban estructuras cerebrales diferentes al resto.

El joven concluyó que se trataba de una “comunicación más directa entre su cerebro y la música”. Tienen más fibras que conectan la corteza auditiva con las áreas del cerebro asociadas al procesamiento de emociones. Por lo que ambas áreas se comunican mejor, y con mayor eficiencia.

Las personas que les agarra piel de gallina tienen una mayor habilidad de experimentar emociones más intensas, según Sachs.

Aunque el estudio solo analizó a 20 personas que sentían piel de gallina, Sachs está contemplando abrir el campo de análisis. Buscará encontrar las causas neurológicas de este fenómeno, y si se puede usar en tratamientos de musicoterapia.

 

Fuente: la100.cienradios.com

Compartir