Respeto

Por: Audrey León

¿Alguna vez has dicho que si queriendo decir que no? O simplemente has dicho sí y luego te has preguntado por qué lo hice?

¿Desde dónde haces tus elecciones?

¿Cuántas veces has pensado que debes sacrificarte para ganar amor o la aceptación de los demás?

Todos merecemos respeto y este comienza por nosotros mismos. Y cuando hablo de respeto no solo me refiero a tratarnos de una manera educada, sino también amorosamente. Es decir, respetar nuestros tiempos, nuestro ritmo, hacer aquello que nos da paz, ser fieles a nosotros mismos.

Y así mismo debemos respetar el camino que otros han elegido.

Puedes no estar de acuerdo con otros pero hazlo de una manera respetuosa.

Para ello requerimos abrir nuestra mente, abrir nuestro corazón, tratar de ponernos en los zapatos del otro, soltar los juicios. Si, no es un camino fácil, sobre todo en estos tiempos de tanta polarización es cuando más necesitamos trabajar en este camino.

Tratar de imponer nuestro criterio sobre el de otros es un acto de arrogancia. Recuerda que cada quien tiene el derecho de elegir, y todos merecemos sean respetadas nuestras elecciones, así estas sean muy diferentes.

Celebra las diferencias, sobre todo aquellas que nos hacen crecer.

Pero cuidado, recuerda que cada camino tiene una trampa, y la trampa de este camino es la sumisión. No sacrifiques tus sueños, principios y valores en pos de los demás. Puedes decir Si a ti mismo y discrepar respetuosamente de los otros. 

Cuando empiezas a resentir tus elecciones, a sentirte frustrado, a sentir que lo que tu pienses o desees es menos importante que los demás, sin duda alguna estás viviendo en la trampa.

Respeta tu tiempo y ritmo. Se fiel a lo que te dicta tu corazón. Di sí a ti mismo.

No te postergues!

El momento es ahora!!

Compartir