¡Qué rico aroma! Huele a tierra mojada

Redacción: Dr. Ramón Coronado Alzurú. Farmacéutico

Quién no recuerda un grato olor a cafecito colado, de una flor, de un recuerdo, de un amor. Estando con mi hija, al oler un perfume exclamó huele a fresco, a frutas. Esa fue su reacción al oler un perfume, sensación que relacionó con una experiencia agradeble, lo cual me animó a escribir sobre aromaterapia.

Cuando estudié aromaterapia, me consegui el término GEOSMINA, que describía ese olor a tierra mojada que acontece al iniciarse la lluvia y me trae un hermoso recuerdo de mi llano venezolano y que asocio a la bosta o al estíercol seco del ganado, o al piso polvoriento seco, en nuestra niñez, desmostrando el efecto que tienen los aromas en la conciencia y la importancia que debe tener en los tratamientos holísticos o integrativos. Se ha comprobado que los olores liberan hormonas que transforman los estados anímicos, relajan las emociones y nos ayudan a mejorar el estrés, teniendo efectos en nuestro cuerpo y en su salud. El olor y la música se registran como una emoción relacionada a una situación, la cual evocamos al volverlo a percibir, de situaciones predominantemente agradables o felices, pero a veces aparecen malos recuerdos o situaciones desagradables.

Utilicemos la aromaterapia como tratamientos neuropsicológicos, donde equilibremos cuerpo-mente-emociones, para ello tenemos que seleccionar aceites esenciales de origen natural, de calidad, nunca sintéticos -son más costos, pero el caso lo amerita-, buscar personas preparadas con buena experiencia en su aplicación y escogencia del aroma específico que logre la interacción mente-emoción-cuerpo. Recordemos que los olores permanecen en el alma. Aprovechemos también el uso de difusores ambientales, aplicaciones sobre parte del cuerpo, en terapias de masajes o sábanas y las velas aromáticas. Qué agradable es entrar a una habitación y conseguirnos un aroma que nos evoca momento felices o nos hace sentir relajados.

“El aroma de las flores, es un regalo de los dioses para ti…Sumérgete profundamente en la paz que te espera..”(Un Curso de Milagros).

Compartir