Proyecto “Planta un millón de árboles” echa raíces en Zambia

En Zambia el sector forestal contribuye significativamente a los ingresos familiares de las comunidades que dependen de los bosques, especialmente en las zonas rurales. A nivel nacional, según datos recientes del proyecto de Evaluación del Uso Integrado de la Tierra, el sector forestal contribuye en 5,5 por ciento al producto interno bruto (PIB).

Pero para un país que cuenta con 44 millones de hectáreas de bosques, que cubren el 58,7 por ciento de la superficie total, una contribución de 5,5 por ciento al PIB no es lo suficientemente buena. Y una alarmante tasa anual de deforestación de 276.021 hectáreas confirma el reto, que exige una atención inmediata.

“El crecimiento de la población y la presión económica han aumentado las exigencias de desarrollo económico y social, lo que ha obligado a las personas solo a aprovecharse del medio ambiente, en lugar de crecer de él”, dice Richard Jeffery, experto en conservación.

Jeffery cree que la iniciativa “Planta un millón” podría invertir esta tendencia ya que está promoviendo un modelo de beneficio económico.

¿Qué es el PAM?

La iniciativa PAM tiene como objetivo plantar al menos dos mil millones de árboles para 2021.

Según Emmanuel Chibesakunda, iniciador de PAM, patrocinador y jefe del proyecto, la perspectiva es acelerar y ampliar una economía basada en los árboles para el cambio socioeconómico en Zambia y mitigar los impactos del cambio climático.

“PAM es una iniciativa conjunta público-privada de plantación de árboles que promueve una economía basada en los árboles y el desarrollo sostenible a través de la participación de la escuela local y la comunidad”, dijo Chibesakunda a IPS.

“Esta iniciativa tiene por objeto desarrollar el futuro de Zambia con todas las competencias y conocimientos, mediante la promoción del liderazgo y la innovación, la responsabilidad social, las habilidades de liderazgo y ayudar a los niños a conectarse con el mundo”, añadió.

Por lo tanto, agregó el experto, el proyecto ha adoptado una estrategia deliberada para confiar el futuro a los futuros líderes, los niños, de ahí el énfasis en las escuelas públicas y la participación comunitaria.

Según esta estrategia, dijo, la educación y el cambio de actitud son resultados clave del proyecto:

“Queremos alejarnos del enfoque en la cantidad de árboles plantados, en cuanto factor equivocado de éxito. La clave es cuántos árboles sobreviven a los primeros dos años decisivos, y el valor que añaden a la comunidad. Nuestro enfoque es el cambio de actitud, y tiene que comenzar con los futuros líderes, los niños”, remarcó.

Los niños como actores clave

Hay un dicho común en uno de los idiomas locales de Zambia, el bemba, que dice: “imiti ikula empanga”, traducido libremente como “los plantines de hoy son los bosques del mañana”. En pocas palabras, los valores que se transmiten a los niños de hoy determinarán su visión futura del mundo.

Roy Lombe, un educador, cree que las plantas de semillero de hoy deben ser bien alimentadas a través de un enfoque práctico.

“Nuestra generación ha maltratado los bosques por su actitud negligente, por lo que no queremos caer en la misma trampa”, dice. “Una vez que aprenden el valor de un árbol de jóvenes, no se apartarán de él cuando se conviertan en adultos”, dijo.

Maureen Chibenga, una alumna de undécimo grado, de 16 años, de la escuela Lake Road PTA, confirma esta analogía de la nutrición.

“Cuando el equipo del proyecto vino a nuestra escuela, no tuve duda de ser una campeona, ya que mi interés en los árboles se remonta a mis valores familiares: la agricultura”, dijo Chibenga a IPS.

“Mi abuelo tiene una granja, mi padre tiene una granja, así que vi esto como una oportunidad para hacer crecer mi conocimiento de los árboles y su valor para la humanidad”, añadió.

Subilo Banda, de 15 años, también del undécimo grado en la misma escuela, dice que su motivación es corregir los errores del pasado.

“Creo que nuestra generación es de mente abierta. Los errores de la vieja generación nos han enseñado lo que sabemos. Es por eso que creo que es una muy buena idea comenzar con nosotros en términos de cambio de mentalidad “, dijo.

El estudiante agregó que hay una mejor posibilidad para su generación de adoptar un estilo de vida “verde” debido a esta experiencia y educación temprana.

Como incentivo, las escuelas involucradas obtendrán un ingreso.

Chilando Chella, directora de la escuela de Lake Road PTA, espera con ansias la oportunidad de ganar dinero extra. “Nuestro objetivo es cultivar 50.000 plántulas este año, de las cuales esperamos ganar miles de kwacha. Y planeamos reinvertir este dinero en capacitación, ya que sabemos que no todos nuestros alumnos terminarán en el sector formal “, informó.

Hasta ahora, el proyecto ya se ha extendido a 12 escuelas con 15.000 estudiantes en el distrito de Lusaka, que están cultivando 500.000 plantones de árboles.

Otras 132 escuelas están a la espera para ser incluidas en el programa en los próximos ocho meses, con el objetivo del vicepresidente de llegar a 720 escuelas en las 10 provincias en los próximos dos años, involucrando aproximadamente un millón de niños.

La participación del gobierno

Como el proyecto fue anunciado por el vicepresidente republicano en febrero de 2018 durante el Día nacional de plantación de árboles, casi todos los ministerios ya están incorporados.

Entre ellos, son estratégicos los Ministerios de Planificación Nacional del Desarrollo (coordinación general), Educación General y Educación Superior (escuelas, colegios y universidades) y el Ministerio de Tierras y Recursos Naturales, que tiene la cartera del sector forestal.

 

Fuente: ecoportal.net

Compartir