Presidente electo de Costa Rica promete transporte limpio

Carlos Alvarado Quesada, el presidente electo de Costa Rica, venció recientemente a su adversario, el cantante evangélico de discurso ultraconservador y homófobo Fabricio Alvarado, dándole así un respiro al país que contuvo la respiración por dos meses, desde la primera ronda que fue en febrero.

Costa Rica ha sido un bastión de la lucha por la conservación del medio ambiente por décadas, logrando incluso en los últimos años producir casi el 100% de la energía eléctrica que necesitan con fuentes renovables.

Carlos Alvarado prometió que un día Costa Rica “celebrará su emancipación de la gasolina y el diesel en el sistema de transporte, reemplazándolos con energía limpia”, de acuerdo a declaraciones recogidas por Climate Change News.

“Esa transformación sería algo así como la ‘abolición del ejército’ de nuestra generación”, dijo Alvarado Quesada, de 38 años, que comparó la tarea en ciernes con la disolución de las fuerzas militares en 1948, un motivo de orgullo nacional que se mantiene hasta ahora.

A pesar de una red de energía renovable y limpia, su “talón de Aquiles” es el sector de transporte dependiente de la gasolina. Aproximadamente la mitad de sus emisiones contaminantes proviene del transporte.

Por un aire más limpio

El gobierno costarricense ha estado trabajando arduamente para mejorar la calidad del aire, tratando de fomentar el recambio del parque vehicular por autos que contaminen menos o que sean directamente eléctricos. A principios de este año, el presidente Luis Guillermo Solís firmó una ley que elimina los impuestos a las ventas, aduanas y circulación de vehículos eléctricos y les permite utilizar las instalaciones municipales de estacionamiento sin cargo.

“Esta ley permitirá transformar la flota de vehículos de Costa Rica en pocos años, desde automóviles, vehículos de carga, trenes y autobuses, reemplazándolos con vehículos 100 por ciento eléctricos”, dijo el presidente saliente. En esa línea de acción pretende continuar Carlos Alvarado, que forma parte del mismo partido que llevó a Solís a la presidencia.

Según Climate Change News, Alvarado Quesada hizo campaña para modernizar y electrificar un viejo tren diesel que actualmente funciona en el país y que es altamente contaminante, al tiempo que promovió la investigación y el desarrollo de hidrógeno y biocombustibles a fin de transformar la refinería de petróleo estatal y prohibir la exploración de petróleo y gas en el país.
Fuente: LaRed21.com
Compartir