Practicar Tai Chi reduce el riesgo de caerse en adultos mayores

Según un nuevo estudio la antigua práctica del tai chi podría superar al entrenamiento en fuerza y a los aeróbicos para prevenir las caídas en las personas mayores.

El nuevo trabajo aparece en la edición del 10 de setiembre de la revista JAMA Internal Medicine.

Los investigadores informaron que un programa de tai chi modificado, centrado en las personas mayores, redujo las caídas casi un tercio más en una comparación directa con un régimen de ejercicio que combinaba aeróbicos, entrenamiento en fuerza y sesiones de equilibrio.

“Este programa de tai chi abordó mejor los déficits que contribuían al riesgo de caídas”, dijo una de las autoras del estudio, Kerri Winters-Stone, profesora en la Facultad de Enfermería de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón.

El coinvestigador Peter Harmer, profesor de ciencias del ejercicio y de la salud en la Universidad de Willamette en Salem, Oregón, manifestó que hace mucho que los investigadores sospechan que el tai chi puede ayudar a reducir el riesgo de caídas.

“Las caídas en los adultos de a partir de 65 años se asocian de forma significativa con una pérdida de la independencia, con la mortalidad prematura y con unos altos costos en atención de la salud”, recordó Hamer.

Beneficios para la salud de practicar Tai Chi

El Tai-Chi es un tipo de arte marcial que favorece tanto la salud física como mental.

Los movimientos del tai chi requieren que las personas se muevan en todas las direcciones, mientras que los programas de ejercicio tradicionales se enfocan más en un movimiento hacia delante y hacia detrás, resaltaron los investigadores.

“La realidad de la forma en que las caídas ocurren tiende a ser bastante variable y un poco impredecible. En el tai chi, los movimientos son en esos planos múltiples”, dijo Winters-Stone. “Uno mueve el cuerpo fuera del centro de gravedad y luego lo regresa al mismo. Son muchas respuestas posturales”.

Por eso consideró que cuando las personas comienzan a caerse por accidente y han sido entrenado en tai chi, “es probable que sea mejor al contrarrestar ese movimiento y recuperar el equilibrio”.

El tai chi es una tradición china que implica una elegante serie de movimientos. Las personas que lo practican hacen las distintas posturas de una forma lenta y concentrada, manteniendo su cuerpo en movimiento constante, y cambiando su equilibrio con frecuencia.

El tai chi clásico puede implicar más de 100 movimientos distintos, que pueden ser difíciles de aprender para las personas mayores, dijo Harmer.

Por ese motivo el equipo de investigación desarrolló una forma resumida de tai chi que se enfoca en los ocho movimientos fundamentales más relacionados con la prevención de las caídas.

El programa con marca registrada se llama Tai Ji Quan: Moving for Better Balance (algo así como Tai Ji Quan: Movimientos para un mejor equilibrio).

Para realizar el estudio los investigadores compararon el funcionamiento del programa de tai chi con uno de ejercicio tradicional y un grupo de control que solo realizó ejercicios de estiramiento.

Resultados

Los investigadores trabajaron con 670 personas con un promedio de edad de 78 años, y los dividieron en los diferentes grupos.

Tras seis meses de ensayo encontraron que el grupo de tai chi tenía un 58% menos probabilidades de sufrir una caída que el grupo de estiramientos, mientras el grupo de ejercicio tradicional tenía un 40% menos probabilidades de caerse que las personas que solo se estiraron.

Al compararse entre sí, el programa de tai chi superó al de ejercicio tradicional: quienes hicieron tai chi sufrieron un 31% menos caídas que las que participaron en los cursos de entrenamiento en fuerza y aeróbicos.

Harmer subrayó que el tai chi no solo mejora el equilibrio, sino que también mejora la confianza.

“Encontramos que un factor de riesgo importante de las caídas en las personas es el miedo a caerse”, dijo Harmer. “Quizá hayan sufrido una caída. Tienen miedo de caerse de nuevo, y comienzan a hacer menos cosas físicas para no caerse. Se convierte en una especie de profecía autocumplida”, alertó.
El programa de tai chi modificado requiere que las personas salgan de su zona de confort, y que rompan el ciclo de negatividad, planteó Harmer.

“Evitar las caídas es una conducta fisiológica bastante compleja”, dijo porque se combina la fuerza muscular con retroalimentación de los músculos y las articulaciones, la vista e incluso el oído para recuperar el equilibrio.

“El tai chi reta directamente a la integración de todas esas cosas”, concluyó.

 

Fuente: LaRed21.com

Compartir