Practicar deportes de equipo podría ayudar a los niños a sanar traumas emocionales

Los niños que sufren experiencias adversas como el abuso y la negligencia pueden tener menos probabilidades de tener problemas de salud mental en la edad adulta si practican deportes de equipo cuando son adolescentes, sugiere un nuevo estudio.

Las experiencias adversas de la niñez pueden incluir ser testigos de cómo violencia entre los padres, divorcios, tener un padre con una enfermedad mental o un problema de abuso de sustancias, o sufrir abuso sexual, físico o emocional.

Dichas experiencias se han relacionado con lo que se conoce como estrés tóxico o desgaste en el cuerpo que conduce a problemas de salud física y mental que a menudo continúan de una generación a otra.

La nueva investigación se centró en observar si los deportes de equipo, que se han relacionado con una variedad de beneficios físicos y psicológicos, podrían disminuir el potencial de problemas de salud mental duraderos entre los adultos con antecedentes de experiencias adversas en la niñez.

Como parte del trabajo los investigadores siguieron a 4,888 adolescentes que experimentaron algún trauma infantil y 4,780 adolescentes sin esta exposición durante más de una década.

Como resultado encontraron que en la adultez temprana (de los 24 a los 32 años), los que habían participado en deportes de equipo entre el séptimo y el decimosegundo cursos tenían mejores resultados de salud mental. Alrededor de un 17% habían recibido un diagnóstico de depresión, frente a un 22% de sus pares que no habían jugado deportes de equipo, mientras que más o menos un 12% habían recibido un diagnóstico de ansiedad, en comparación con un 17% de sus pares.

A su vez casi un 22% de los que habían jugado deportes de equipo durante la adolescencia tenían síntomas depresivos en la actualidad, en comparación con un 27.5% de sus pares que no habían jugado deportes de equipo.

“Como pediatra en entrenamiento, veo a muchos niños y familias que se enfrentan a estos problemas, y con frecuencia no tenemos recetas médicas para recomendarles”, explicó la líder del estudio, la Dra. Molly Easterlin. de la Universidad de California en Los Ángeles y el Centro Médico Cedars-Sinai.

“Nuestros datos indican que la participación en deportes de equipo en la adolescencia puede estar asociada con mejores resultados de salud mental en la edad adulta debido a una mayor autoestima, mayor sentimiento de aceptación social y sentirse más conectado con el entorno escolar”, agregó.

Y consideró que “puede cambiar la forma en que los niños navegan en la escuela o desarrollan relaciones. Puede hacer que sean más resistentes”.

El trabajo fue publicado en la edición de mayo de la revista JAMA Paediatrics.

 

Fuente: LaRed21.com

Compartir