Pesos emocionales

Por: María Andreina Varela M.

Dicen que una dieta no es suficiente para bajar de peso, ya que estudios han comprobado que la raíz de la obesidad es emocional y eso requiere de un trabajo integral, de mente, cuerpo y alma.

Comer compulsivamente cuando sufrimos ansiedad; compensar la tristeza con dulces; asaltar el frigorífico cuando una crisis de ira está en su máximo punto de ebullición. Estas son unas de las tantas conductas emocionales que influyen en el sobrepeso y la obesidad.

Ha llegado el momento de hacer consciente qué peso físico (corporal) o bien qué tanto, pero hay, en el maletín de trabajo. “Dime qué peso cargas y te diré qué emoción estás reprimiendo”.

Yo sufrí de sobrepeso por un par de años y fue verdaderamente doloroso darme cuenta lo que estaba ocurriendo emocionalmente, fui de esas personas que no podían estar solas, que siempre tenía que estar con alguien porque si no sentía que me iba a morir. Cuando estaba sola entonces comía y dormía, comía y dormía, y eso, sumado a que fumaba, me estaba autodestruyendo. Fui a donde un profesional cuando sentía que estaba tocando fondo y me di cuenta cómo buscaba amor a través de la comida, desesperadamente necesitaba llenar los vacíos que sentía emocionalmente, que además no me percataba que la única que podía cubrir y satisfacer mis necesidades era yo.

Acompañada de la comida estaban esas personas que se mostraban vulnerables emocionalmente y quería entonces hacerme cargo de ellas para que dependieran de mí y por supuesto yo no estar sola. Es increíble cómo nos engañamos solo por no querer asumir nuestras debilidades y sanar eso que nos está llevando a un túnel que parece sin salida, pero la salida es conocernos y soltar pesos emocionales.

Necesitamos portarnos como adultos y hacernos responsables por aquello que nos deprime. Trabajar, ponernos de pie y seguir adelante. Nunca podrás vencer a un enemigo al que le das la espalda. Cuando estés con ansiedad realiza alguna actividad: haz ejercicio, sal a caminar, dedícate a un hobby. Si no puedes alejarte de la comida, reemplázala, y en vez de terminar con todas las papitas de la bolsa, come verduras: ¡acábate el apio! Y, finalmente, si no encuentras una razón aparente de tu ansiedad, quizá es porque ésta tiene un origen inconsciente que no podrás descubrir a menos que visites a un profesional. Los amigos y familiares, aunque sean bien intencionados, no tienen la formación para conocer los orígenes de tus sentimientos.

Así que el primer paso para hacerte consciente de cuáles son los pesos que cargas emocionalmente, es definitivamente conocer sobre la autoestima, conocer sobre inteligencia emocional y estar en un constante autoconocimiento. Si tú no te conoces, nadie va a aprender a conocerte.

Ya no tienes que hacerte cargo de nadie para que la gente te quiera, ni tienes que estar con personas para sentirte una persona amada, ya puedes vivir tu vida de manera placentera porque sabes quién eres, cómo eres y en ese mismo conocimiento te vas mostrando genuinamente con todos los que te rodean y entonces bajarás de peso y te darás cuenta que te vuelves práctico y ya no vas a querer  cargar con tanto peso en tu maletín.

_______________

María Andreina Varela es consultora en manejo de conflicto familiar y corporativo. También es conferencista motivacional.

Instagram @mariandrevarela

Contacto +50763067138

Compartir