Pensar en positivo

Por: Lorena Castro Jaén

La filosofía de Mundo En Positivo es justamente comunicar y exaltar contenidos dignos de dar a conocer. Seguramente usted, amigo lector, ya habrá advertido que esa intencionalidad de la línea editorial ciertamente está sesgada a fin de destacar todo lo bueno, noble y con valor agregado que somos capaces de lograr como ciudadanos de este mundo, y ello no quiere decir que para los que hacemos vida en este noticiero no exista una percepción ajustada a realidades que no siempre son positivas.

Se trata de estar conscientes de que esa naturaleza humana en la que convive lo bueno y lo no tan bueno, ocupa de manera especial todas aquellas noticias que destaca lo que se aleja de nuestra naturaleza, es decir, en un mundo dinamizado por los antivalores, muchos en su afán de “vender” lo que capta con mayor velocidad la atención, centran sus titulares y contenidos en todo lo que desdice de nuestra riqueza humana. De allí, que para nosotros es un compromiso honrar los esfuerzos y avances científicos; los actos altruistas de hombres y mujeres que dejan huellas con miras a hacer de este mundo un mundo mejor; aquellos que buscan con temas relevantes de crecimiento personal contribuir con una conciencia colectiva para una vida más saludable en todos los aspectos.

Gerencia en positivo

Alineado a lo anterior, es oportuna la definición que señala a la gerencia como “el arte de hacer las cosas”, sin duda, que alcanzar los objetivos tomando en cuenta un adecuado uso de los recursos es todo un arte. En ese escenario, lo humano, le imprime un indiscutible valor a todo lo que se pretende lograr. Al fin y al cabo, una organización sin distingo de su actividad económica logra el éxito en función de la capacidad de convocar el hacer de las personas que la integran activando lo positivo que desde sus conocimientos, habilidades y destrezas puedan sumar. En pocas palabras una gerencia en positivo parte de la premisa de que todos somos portadores de talento y gestiona con políticas y prácticas gerenciales reconociendo en su gente los valores fundamentales que suman hacia logros compartidos.

El trabajo en ese sentido supera la visión utilitaria y de transacción económica en la que se “vende” la fuerza de trabajo a cambio de una remuneración. Esa visión superada destaca el valor que cada uno de los colaboradores tiene. Su potencial, su capacidad, su compromiso son reconocidos y motivados a fin de que esa relación no solo tenga un impacto en los niveles de rentabilidad, sino que se traduzca en un ganar-ganar en el que sus miembros también se sientan recompensados más allá de los beneficios económicos que supone la relación de trabajo.

Gerenciar en positivo, por tanto tiene importantes repercusiones que trascienden igualmente más allá de los espacios organizacionales. Repercute en las familias de los colaboradores como un efecto colateral y de igual manera impacta a la comunidad en la que hace vida esa organización. De allí que mirar lo positivo que por naturaleza humana tenemos, se traduce en un círculo virtuoso que alimenta las buenas acciones. Vale la pena entonces, repensar lo que comunicamos, sobre todo en tiempos en que el mundo da signos de que se hace imperativo mirar lo que de bueno tenemos todos y la necesidad de repensar la manera como somos portadores de nuestra propia capacidad de transformar la realidad que nos circunda.

¡Hasta un próximo encuentro!

_____________________

Lorena Castro Jaén es facilitadora y consultora en el área de recursos humanos y gerencia.

Twitter e Instagram: @gerenciaenpositivo

email: lorenacastrojaen@hotmail.com

Compartir