Pensamientos bajo control

Por: María Andreina Varela

Los pensamientos parecen dirigir absolutamente todo y nos pueden dar historias de drama y dolor, que además creemos y terminan llevándonos a sentimientos que pueden ser muy perjudiciales.

La forma en cómo actuamos o nos comportamos en determinadas situaciones se relaciona con los sentimientos que son direccionados por pensamientos que nos emergen ante las situaciones que vivimos y las personas con que nos relacionamos.

Pareciera que somos esclavos de nuestros pensamientos, pero después de tantos golpes, queremos ser liberados y este es el momento. Toma con autoridad tus pensamientos y dales la dirección que quieras darles.

Cuando tu mente está corriendo a mil por hora puede ser difícil mantener la calma. De este modo es más complicado controlar los pensamientos, en especial los negativos. Un minuto de calma a menudo es suficiente. Puede ser muy útil la meditación, la oración y la respiración. Debes pensar en ello como un reinicio. Una vez que la mente está vacía, se puede llenar con algo más positivo.

Pensamientos de incredulidad, de inseguridad, pensamientos de depresión, de ansiedad, pensamientos de muerte, se van. Dale dirección y declara en voz alta un pensamiento alegre, de amor, de verdad, de paz, de vida. Declara ante tus pensamientos que eres libre y renovado. Ahora tú le das una dirección diferente y tu acción es para seguir sumando a tu vida y a la vida de los que te rodean.

En el caso que mantengas un pensamiento negativo constante y sientes que no puedes controlarlo, puedes tomar una siesta de 5 minutos y al despertar di en voz alta una frase positiva y reconéctate con lo positivo y a darle dirección a tus pensamientos. Es cuestión de práctica constante. Se puede si realmente lo deseas así.

Por amor a ti, controla tus pensamientos.

_______________

María Andreina Varela M.

Consultora en manejo de conflicto familiar y corporativo.

Conferencista Motivacional.

Instagram @mariandrevarela

Contacto +50763067138

Compartir