Panamá, pueblo con alma

Por: Aida Montenegro-Loughran

Amo el deporte y admiro el espíritu deportista. El pasado domingo vi el partido entre Inglaterra y Panamá en Londres. Gracias a la villa global nos llegó una inesperada invitación a ver el partido junto a los panameños residentes en la capital inglesa.

Como en casa

Era una fiesta de color, donde el rojo era el protagonista y el español, el nuestro, el que hablamos desde nuestra frontera con Costa Rica hasta la otra frontera con Colombia, el único idioma.

Empieza el juego al coro de “vamos Panamá”, sí vamos Panamá, porque somos conscientes de las reglas del juego y de la posición a la que nos han llevado unos jugadores que han entrenado en las condiciones de un país con recursos donde el deporte aún no es prioridad.

Empiezan los goles y nuestras esperanzas nadan en lagrimas de apoyo incondicional a nuestra sele. Porque hacen y juegan con lo que tienen, con sus habilidades y la presión de estar en toda la cancha para defender, atacar, planear y crear una estrategia. Todo visto desde la comodidad de nuestro sofá es sencillo: “ellos debieron hacer esto”, “no hay nadie defendiendo”, “dónde está el portero”, “el arbitro no ve”.

Al final, la presión y las decisiones rápidas hacen posible la sucesión de goles para los ingleses.

El gol de la dignidad

Sin embargo, nada está escrito en el amor ni en el futbol. Un gol, nuestro primer gol del mundial y la fiesta empieza ante el asombro del mundo.

Porque el mundo no nos conoce ni lleva nuestra historia aprendida, en la clase de las relaciones de Panamá con los Estados Unidos, como todo estudiante panameño en su día. Historia de un pueblo contra la nación más poderosa y de la cual salimos victoriosos, con varios muertos, una invasión y una voluntad inquebrantable.

Panamá logró después de cien años recuperar el territorio de la zona del canal y lo hizo enfrentándose como nuestra selección a una nación con más recursos en su momento. Así también ahora necesitamos practicar, entrenar y mejorar nuestro juego. Nos llevará tiempo jugar al mismo nivel de los equipos que van a un Mundial de fútbol como el que se está realizando ahora en Rusia, pero lo lograremos.

Celebrar la unión de un pueblo

Nuestro primer gol es el primer ladrillo para construir un mejor escenario para nuestros jóvenes deportista y futbolistas, en especial por su participación en el Mundial.

Por eso lo celebramos y por eso no estamos comparándonos con los otros equipos. Cada pueblo tiene su idiosincrasia y sus formas genuinas de expresar sus logros.

Los panameños:

  • Celebramos que hemos visto que es posible que nuestra selección vaya a jugar con los mejores .
  • Celebramos porque vamos a exigir mejores estadios para que entrenen.
  • Celebramos porque así como estamos unidos en el futbol nos uniremos para otras actuaciones importantes para todo el país.
  • Celebramos por redescubrir todo lo bello que tiene nuestra patria, sobre todo celebramos por nuestra alegría de vivir y por ser un país con alma.

Enhorabuena Panamá.

Feliz viernes.

___________________

@aidaline2012

Compartir