Oxford sigue optimista y cree que puede tener una vacuna antes de Navidad

Si bien las noticias respecto a la interrupción de la producción de la vacuna de Oxford por un caso de voluntario que tendría efectos colaterales adversos, desde Gran Bretaña aclaran que sigue con el optimismo intacto y que confían que tendrán la vacuna contra el Covid-19 antes de Navidad de 2020.

El dato: 1 de los 10.000 voluntarios de ultima fase de testeos en Inglaterra tuvo efectos adversos inesperados. Se realiza una pausa de rutina en la vacunación de nuevos voluntarios para investigar, pero es algo de rutina.

Un vocero de AstraZeneca precisó que el “proceso de revisión estándar de la compañía provocó una pausa para permitir la revisión de los datos de seguridad”. Desde el laboratorio buscaron bajarle la gravedad al hecho y calificaron esta suspensión como “una acción de rutina que debe suceder siempre que haya una enfermedad potencialmente inexplicable, mientras se investiga”. Y agregaron que “se está trabajando para acelerar la revisión del evento único para minimizar cualquier impacto potencial en el cronograma de prueba”.

Las causas, según medios británicos

Ni bien se supo la noticia, el mundo entero se pregunó cuál sería la enfermedad por la que AstraZeneca estaba suspendiendo los ensayos de la vacuna contra el coronavirus. Según medios británicos, se trata de mielitis transversa, un síndrome inflamatorio que afecta la médula espinal y que suele ser provocado por infecciones virales.

Según las noticias de los medios locales, el participante recibió un diagnóstico de mielitis transversa, un síndrome inflamatorio que afecta la médula espinal y que suele ser provocado por infecciones virales. Sin embargo, aún se desconoce el momento de este diagnóstico y si estuvo o no relacionado con la vacuna de AstraZeneca.

“La mielitis transversa puede ser el resultado de una serie de causas que desencadenan las respuestas inflamatorias del cuerpo, incluidas las infecciones virales”, explicó la doctora Gabriella García, neuróloga del Hospital Yale New Haven, al New York Times. La afección, agregó, “se puede tratar con esteroides”.

AstraZeneca no confirmó el diagnóstico de mielitis transversa y señaló oficialmente que “el evento está siendo investigado por un comité independiente y es demasiado pronto para concluir el diagnóstico específico”.

En tanto, el ministro de Salud británico, Matt Hancock, afirmó este miércoles que la suspensión del ensayo es “un proceso normal mientras se investiga el problema” y afirmó que esa “pausa no es necesariamente un contratiempo”.

Ante la prengunta sobre si la suspensión retrasaría los intentos de encontrar una vacuna contra el coronavirus, respondió: “no necesariamente. Depende de lo que encuentren cuando hagan la investigación”.

Ojalá el paciente que sufrió alguna complicación en su salud salga pronto adelante y se confirme la seguridad de la vacuna para poder avanzar.

 

Fuente: buenavibra.es

Compartir