Nuevos escáneres láser encuentran miles de estructuras mayas en la selva

Escondida debajo de la exuberante selva tropical de Petén, al norte de Guatemala, se encuentra una antigua ciudad que no ha sido tocada por humanos durante más de 1.000 años, pero en su apogeo fue el hogar de millones de mesoamericanos que construyeron un imperio extenso, complejo y sofisticado.

Ahora, por primera vez, un equipo de arqueólogos internacionales ha descubierto y mapeado decenas de miles de estructuras antiguas utilizando la tecnología de detección de luz aerotransportada y de largo alcance (LiDAR) en más de 2.100 kilómetros cuadrados de terrenos cubiertos de denso bosque.

El sistema LiDAR se utilizó por primera vez a esta área en 2009 y se centró solo en el entorno inmediato de los sitios ya descubiertos. Los arqueólogos descubrieron una vasta metrópolis por primera vez en febrero, según publicó National Geographic. Los esfuerzo son liderados por el grupo científico sin fines de lucro de Guatemala Fundación PACUNAM.

Secretos que salen a la luz

Dado que hace más de mil años que la civilización maya dejó de existir, de acuerdo con registro arqueológicos, la selva ha pasado a dominar el territorio, tapando cualquier vestigio de la mayoría de lo que alguna vez fueran residencias, centros de culto, edificios políticos y otros.

Gracias al LiDAR se detectaron ahora más de 61.000 estructuras antiguas que, de otra forma, no habrían podido ser descubiertas.

Basándose en el total de estructuras mayas ahora contabilizadas, se estima que entre 7 y 11 millones de personas habrían conformado esta civilización mesoamericana y estuvieron presentes en el período Clásico Tardío (650 a 800 d.C.).

El equipo de científicos también cartografiaron extensas calzadas y redes que conectan los diversos centros urbanos, y destacaron cuán interconectados estaban estos diferentes centros residenciales y cuánto estaban dispuestos a invertir sus habitantes en sistemas defensivos en caso de guerra.

 

Fuente: LaRed21.com

Compartir