Nueva terapia reduce hasta en 50% las manifestaciones del autismo

Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), aproximadamente uno de cada 59 niños en los EE.UU. recibe un diagnóstico de autismo. Aproximadamente medio millón de personas con TEA se convertirán en adultos mayores la próxima década, “una marea creciente para la cual Estados Unidos no está preparado”, dice el CDC.

El aparente aumento en el trastorno del espectro autista (TEA) y su resistencia persistente al tratamiento ha estimulado a una legión de investigadores a ingresar al campo y explorar la discapacidad de maneras innovadoras.

Un reciente estudio sugiere que una nueva terapia de trasplante fecal, o trasplante de microbiota intestinal, puede ser una opción prometedora para ayudar a tratar a los niños con el Trastorno del Espectro Autista (TEA) que también tienen problemas gastrointestinales.

Actualmente, los tratamientos más efectivos para el TEA incluyen terapia conductual, terapia del habla y terapia social, medicamentos psiquiátricos y enfoques dietéticos y nutricionales. Sin embargo, no se han aprobado tratamientos médicos para tratar los síntomas centrales de la TEA, como las dificultades de comunicación social y los comportamientos repetitivos.

¿Potencial solución?

Una vía prometedora en la investigación del autismo involucra al microbiota intestinal, que es la colección de microbios que viven en nuestros intestinos y nos ayuda de muchas maneras, incluida la digestión de nuestros alimentos, entrenando nuestro sistema inmunológico y previniendo el crecimiento excesivo de bacterias dañinas.

Investigaciones recientes sugieren que nuestros microbiomas intestinales también afectan la comunicación cerebral y la salud neurológica. En todo el mundo, crece el interés en la idea de que los cambios en la microbiota intestinal normal pueden ser responsables de desencadenar una amplia gama de enfermedades.

Si bien el autismo no es exactamente una enfermedad, en el paper científico titulado “Beneficio a largo plazo de la terapia de transferencia de microbiota en los síntomas del autismo y la microbiota intestinal”, publicado en Scientific Reports, demuestra efectos beneficiosos a largo plazo para los niños diagnosticados con TEA a través de una técnica revolucionaria conocida como Terapia de Transferencia de Microbiota (MTT), un tipo especial de trasplante fecal originalmente iniciado por el Dr. Thomas Borody, un reconocido gastroenterólogo australiano. Sorprendentemente, las mejoras en la salud intestinal y los síntomas del autismo parecen persistir mucho después del tratamiento.

Dos años después del tratamiento, la mayoría de las mejoras iniciales en los síntomas intestinales se mantuvieron. Además, los padres informaron que constataron una reducción lenta y constante de los síntomas de TEA durante el tratamiento y durante los próximos dos años. Un evaluador profesional encontró una reducción del 45% en los síntomas centrales de TEA (lenguaje, interacción social y comportamiento) a los dos años posteriores al tratamiento en comparación con antes de que comenzara el tratamiento.

El estudio completo está disponible en inglés en el portal Neuroscience News.

 

Fuente: LaRed21.com

Compartir