Nueva tecnología detecta el cáncer de seno usando lágrimas

Actualmente, los métodos de detección basados ​​en imágenes, como la mamografía, se utilizan para detectar el cáncer de mama. Sin embargo, estos dispositivos médicos a menudo son grandes y costosos para las clínicas, y lleva tiempo obtener los resultados, ya que al menos dos especialistas necesitan interpretar las imágenes para llegar a una conclusión.

Esto impone una pesada carga a la paciente por la angustia de la espera y lo molesto del examen. Pero recientemente las biopsias líquidas, donde unos biomarcadores llamados exosomas de vesículas extracelulares -que se encuentran en los fluidos corporales de las pacientes- podrían detectar el cáncer, y ya han llamado la atención como una posible alternativa.

Distintos estudios han encontrado que los exosomas están involucrados en la metástasis del cáncer y el desarrollo maligno. Por lo tanto, los exosomas son a menudo el objetivo de las biopsias líquidas, ya que se consideran marcadores extremadamente importantes para diagnosticar el cáncer.

Una nueva tecnología desarrollada por investigadores de la Escuela de Graduados de Ingeniería de la Universidad de Kobe, Japón, en colaboración con el Centro de Ingeniería de Fabricación de Dispositivos Médicos de la Universidad de Kobe, utiliza lágrimas para la detección de cáncer de seno y, desde que se ha probado, ha mostrado una sensibilidad extremadamente alta y una operatividad simple y barata.

La tecnología TearExo permite que se realicen pruebas no invasivas de cáncer ce mama utilizando solamente el líquido lagrimal que se puede recoger de una forma muy simple de la paciente, a forma de biopsia líquida.

Resultados prometedores

Se tomaron muestras de líquido lagrimal de pacientes con cáncer de mama y donantes sanas a través de las pruebas de Schirmer, mediante las cuales se utiliza una pequeña tira de papel filtro para recoger el líquido.

TearExo se utilizó para medir los exosomas en estas muestras de fluidos lagrimales y analizar el patrón de composición las proteínas de superficie (análisis de componentes principales).

Se encontró una clara diferencia entre las muestras obtenidas de donantes sanas y las de pacientes con cáncer de mama, lo que demuestra que el líquido lagrimal se puede utilizar para detectar este tipo de cáncer.

Además, la composición del exosoma es diferente antes y después de las mastectomías: después de la cirugía, la composición es la misma que la encontrada en personas sanas. Esto demuestra que TearExo también podría ser utilizado para verificar la recuperación post-tratamiento.

Se espera que esta tecnología contribuya a la detección del cáncer de mama en etapas muy tempranas, lo que aumenta las probabilidades de sobrevida.

 

Fuente: LaRed21.com

Compartir