Mola panameña: identidad y cultura guna

Por: Aida Montenegro-Loughran

La mujer guna luce orgullosa el vestido que la identifica: la mola. Ella sabe, desde que confecciona su primer diseño, que sus molas transmiten, en capas de telas multicolores, la cosmovisión de su mundo y la importancia que tiene la madre naturaleza en su cultura. Cada mujer guna diseña una mola personalizada con la que muestra al mundo su talento y su memoria histórica como raza que prevalece con su arte originario. La mola es única, símbolo de identidad y reflejo de las luchas por mantener una raza que ha subsistido por más de 500 año como pueblo autónomo.

CAPAS DE IDENTIDAD

Su origen se pierde en las leyendas gunas, cuando sus cuerpos desnudos pero tatuados con figuras geométricas resistieron la conquista de los trajes opresores. Para su supervivencia, modificaron los tatuajes corporales geométrico plasmándolos con pinturas en las telas. Así conservaron su identidad intacta gracias al ingenio y arte.

CULTURA GUNA

Los pueblos originarios se extienden a todo lo largo y lo ancho del continente americano. En Panamá, tenemos cuatro grupos mayoritarios. Sin embargo, el pueblo guna, que habita en el archipiélago de Guna Yala en el noreste del país, por su idiosincrasia, forma de vivir como sus antepasados y vestuario tradicional: la mola, es el más conocido tanto a nivel nacional como internacional.

UNA SINGULAR COMARCA

La comunidad guna, habita en 49 islas de las paradisíacas 300 que constituyen el archipiélago Guna Yala, antes conocido como archipiélago de San Blas. Desde la revolución Yule en 1925, los gunas poseen autonomía en este territorio, con bandera, leyes y costumbres propias.

En esta etnia las mujeres se encargan de la distribución de los alimentos, propiedades y participan en la toma de decisiones en cuanto a sus matrimonios. Tradicionalmente aceptan la igualdad y toleran la fluidez de géneros que lleva la aceptación y existencia del grupo “omeggid”. Este tercer género es un fenómeno totalmente aceptado en toda la comarca.

PRIMER PUEBLO AMERICANO CON AUTONOMÍA

Luego de su revolución Yule en 1925, los gunas han continuado con su vida regulada por sus propias costumbres y hasta ahora sin cambiar su rutina.

Hoy coincidimos en sus reclamos de que ‘’ninguna empresa tanto nacional como internacional tiene derecho a utilizar los diseños de la mola” como acaba de ocurrir con una reconocida empresa internacional de zapatillas deportivas.

Feliz viernes, solidarios con el pueblo Guna unimos nuestras voces para que se respete la originalidad histórica de la mola, tan suya como nuestra, como patrimonio de la cultura Guna y de sus descendientes.

Compartir