Me quedo en casa

Por: Aida Montenegro-Loughran

El dilema que hoy nos planteamos: me quedo en casa, o salgo, manteniendo la distancia, en la forma escalonada en que los diversos países están planteando a sus habitantes. La decisión ha dejado de ser personal por diversos factores, especialmente el económico, y porque cada sociedad aplica un modelo para minimizar el contagio. Este modelo no es homogéneo, ya que cada país lo ha adoptado a sus características, de acuerdo a sus expertos y sobre todo al estar todos ante un nuevo virus no existe una forma correcta previa para imitar.

SENTIDO COMUN

Sin embargo, todos podemos cuestionarnos desde un punto de vista racional y alejado de las redes que se han convertido en una fuente de noticias falsas y desinformación, en estos momentos cuando escribimos, siguen llenando el internet notas de curas milagrosas hasta conspiraciones sobre el origen del virus. Estas informaciones al igual que el mismo virus contagian rápido y sin distinción.

EXPERTOS EN TODO

Ahora que tenemos una relación mediada con el exterior, muchos nos hacemos una idea de lo que sucede en el mundo gracias a las informaciones que obtenemos de las redes. Este entorno nos hace ser vulnerables ya que toda condición transmisible causa miedo y ante este temor una vía de escape es convertirnos todos en expertos, o repitiendo lo que hemos leído en el internet.

DISTANCIAMIENTO SOCIAL

Así como antes ha funcionado en otras epidemias, es ahora tiempo que también nos distanciemos del virus de la desinformación, recuperar el buen periodismo como un antídoto de información en contra del virus de la manipulación e ignorancia.

Feliz viernes y de ser posible a quedarnos en casa a recuperar nuestro sentido común, buen periodismo y educación para ayudar en esta crisis.

Más información sobre la forma solidaria en que nuestras sociedades actúa hoy aquí.

Compartir