Maestro inglés camina 5 kms diarios cargado de comida para sus estudiantes

En el puerto marítimo de Grimsby, que está ubicado dentro del condado de Lincolnshire en Inglaterra, se encuentra la Western Primary School, una escuela primaria de la que es director asistente Zane Powles, un hombre que por estos días ha dado de qué hablar por su inagotable trabajo que, a pesar de la distancia social, lo tiene llevando alegría y deberes a una cantidad importante de sus alumnos.

Todo por un bien mayor

El día comienza muy temprano para varios de los miembros administrativos y del cuerpo docente de la escuela, aunque el trabajo de Powles ha sido reconocido, él mismo afirma que es solo un eslabón en la enorme cadena de trabajo que implica llevar 102 almuerzos a las casas de cada uno de los niños. Cada mañana cumplen con un horario apretado para empacar los almuerzos en las bolsas antes de que Zane pueda llevarlas, además, se encargan de entregarles algunas de las tareas a realizar día a día para continuar con el programa escolar.

Un par de horas antes del almuerzo empieza el recorrido, el maestro Powles lleva en sus hombros una gran cantidad de maletas y bolsas que han sido adaptadas para transportar los alimentos y las tareas que corresponden a cada alumno, en total son 18 kilos que lleva en un recorrido estipulado y organizado por 8 kilómetros. Mientras tanto otro equipo que conforman la directora Kim Leach y un maestro, lleva los 25 almuerzos restantes en un automóvil a las familias más lejanas, completando un recorrido de casi 24 kilómetros.

La práctica hace al maestro

Con toda la atención que recibe desde que su labor se supo, Zane se apresura a decir que nunca ha sido admirador de las amplias miradas y que, como todos en la escuela, sólo cumple una labor específica. La carga de peso no le afecta, fue soldado y está acondicionado para cargar grandes cantidades sin ningún tipo de problema.

Al llegar a cada casa, toca a la puerta y se aleja, dejando en la puerta el almuerzo y las tareas y esperando a una distancia prudente para saludar a los padres y niños que agradecen el gesto y la compañía de otro ser humano. Esta es una labor fundamental en el entorno de la comunidad y el colegio pues, según estadísticas de End Child Poverty, un 34% de los niños de Grimsby se encuentran en la línea de pobreza. Llevarles su alimento es fundamental para la seguridad alimentaria de los estudiantes.

Compromiso inmenso

“Por lo general, soy una persona bastante privada, por lo que toda la atención es un poco vergonzosa, pero todos estamos haciendo nuestro trabajo: el bienestar de nuestros estudiantes es nuestra principal prioridad y estamos haciendo lo mejor que podemos”, dijo Zane.

El profesor Powles es la cara visible de una enorme línea de trabajo que ha intentado llegar a cada niño con necesidad. Su esfuerzo físico nos sorprende y nos deja ver el amor y la vocación hacia estos pequeños que tanto necesitan de su comunidad.

 

Fuente: coolcloud.co

Compartir