Luis Young, un youtuber panameño que es gran influenciador positivista

Redacción: Giuliana Echeverría

Luis Young es un youtuber panameño con una contagiosa energía que irradia optimismo, alegría y fortaleza, quien además se ha dado a la tarea de generar felicidad y pensamientos positivos entre sus seguidores y allegados.

Está esencia llevó a Young a crear hace poco más de un año un canal en la red social YouTube, con el cual busca difundir su visión de poder siempre ver todo con una mejor perspectiva: “Todo tiene algo bueno, solo hay que aprender a buscarlo y reconocerlo. Si puedo aportar algo de ese positivismo en otros bienvenido sea”.

Con tan sólo 24 años este joven se describe como una persona impaciente, a quien le brotan con facilidad las ideas. “Soy auténtico, transparente, espontáneo, trato de ser yo mismo siempre porque no quiero mostrarme como no soy; pero sobre todo soy leal a lo que siento y pienso”, agrega.

Este carismático panameño ha resaltado en distintas redes sociales por la manera cómo expuso su opinión sobre los extranjeros en su país de origen y la óptica que maneja en este sentido. Asimismo, Young afirma que no está enfocado en un solo aspecto, “simplemente al tener un tema que me gusta y siento que puedo expresarlo de forma jocosa y divertida lo hago, también hablo de  cosas que veo que necesitan ser vistas desde el ángulo positivo, para verlo con risas”.

El joven publicista empezó su canal personal en YouTube dejando al descubierto lo que para él significa la xenofobia, ya que en ese entonces “sentía que el tema de los extranjeros causaba rechazo entre la población, aunque a mi alrededor conocía muchos extranjeros bien chéveres, entonces pensé en ponerlo de una manera positiva. Necesitaba que vieran que se podía ver desde otra óptica. Además, ahora como inmigrante, con cuatro años fuera de mi país sé bien qué es estar lejos de casa, de la tierra de uno, extrañar a la familia y su cultura, yo sabía de lo que estaba hablando, sé qué es ser un extranjero, he visto y he vivido la xenofobia y el racismo”.

Con todo el revuelo que este primer tema causó, Young no se esperaba las muestras de cariño y agradecimiento que sus seguidores ahora le manifiestan. Dice que recibe muchos comentarios negativos, pero trata de no enfocarse en eso y sencillamente no le da relevancia a lo negativo.

“Siempre son muchos más los comentarios positivo y los releo porque hay gente que me escribe maravillas. El primer mensaje que me marco fue un chiricano que vive en Nueva York y fue súper positivo su mensaje. Eso me alienta. Fue la primera vez que vi que podía influir en alguien más”, destaca el entrevistado.

Es interesante resaltar que pese a tener poco más de un año con su actual canal, Luis ha logrado crear gran empatía con el público cibernauta y tal hazaña podría atribuírsele a la experiencia adquirida hace algunos años atrás cuando desplegaba un concepto similar llamado “Háblame de Eso”; en ese momento experimentó la magia de las redes sociales junto a un amigo de la infancia.

Igualmente, el videoblogger explica que “antes los videos los hacia pensando en el humor panameño. Ahora he visto que puedo tener un público más amplio, pero sigo queriendo que la gente sepa que soy 100% panameño, viví aquí casi toda mi vida. Nunca voy a perder mi acento y mi jerga, porque es lo que soy”.

Sin embargo, aun habla de manera espontánea, sin guiones ni esquemas. Los temas seleccionados deben ser amenos para Young, con suficiente material para desarrollar pero sin duda es firme al explicar que no se atrevería a hablar de temas religiosos o políticos, puesto que cada persona tiene una opinión personal de estos puntos.

Sobre la red social que el joven panameño ha seleccionado para comunicarse dice que “otras plataformas suelen ser de un período muy corto para expresar lo que deseo, la opinión que tengo  necesitan más tiempo, además ya me sentía cómodo con Youtube”.

Con gran fuerza y emoción, el elocuente influenciador deja claro que su principal motivación está en la receptividad y el feedback que le transmiten las personas, en la manera como las personas reciben su trabajo. “Lo que más me motiva es hacer sonreír a una persona cuando tengan un mal día o poder impactar a esa persona con algo positivo, crear empatía”, sentencia.

Seguidamente, el declarante analiza “no sé si soy un influenciador o no, pero si siento que las cosas que he dicho y la forma como me he proyectado, le ha llegado a personas, afectando su opinión”.

Finalmente, Young agradeció el respaldo de su familia, quienes le sembraron los valores que profesa, de sus seguidores a quienes llama amigos o personas que también se ríen de sus videos, así como de Jesús Baena, el editor con quien ha sido capaz de crear exitosas muestras audiovisuales que todos disfrutamos en el canal Luis Young, en pro de un mundo en positivo.

 

Compartir