Lo que el Feminismo hizo por ti

Por: Marita Seara Fernández

La palabra Feminismo no asusta solo a algunos hombres. Hay muchas mujeres que se sienten intimidadas. Pero intimidadas porque no reconocen el verdadero sentido de la palabra y de lo que ha conllevado su materialización durante siglos.

Lo cierto es, que si supieran, lo que ha significado el Feminismo, cambiarían de opinión. Yo misma, en este proceso de introspección y de conciencia de lo que es ser mujer en este planeta, sentí por un lado, orgullo del poder que tenemos las mujeres y, con poder me refiero a su afán de lucha y perseverancia; y, por otro lado, indignación porque por mucho tiempo no estuve consciente de las luchas que muchas mujeres han llevado a cabo para que hoy veamos como “normal” lo que antes era impensable.

Rosario Hernández Catalán, en su libro “Feminismo para no feministas“, nos resume muy acertadamente cuáles han sido los logros que las Feministas han alcanzado y que hoy nos parecen tan simples, derechos que hoy muchas podríamos pensar como inconcebibles que no los tuviéramos.

Muchos de estos derechos hoy son innegables, pero muchos otros aún en algunos países, en algunas culturas…y hasta en la propia… siguen siendo un derecho solo para hombres. Percibir un salario, estudiar, decidir sobre nuestro cuerpo, decidir si deseas casarte o no o tener propiedades…todavía no son logros de los cuales puedan enorgullecerse algunas sociedades. Pero veamos qué derechos se han alcanzado según nos explica Hernández Catalán.

“Si eres mujer y…

-“Puedes votar, agradéceselo a una feminista.

-“Recibes igual salario al de un hombre por hacer el mismo trabajo, agradéceselo a una feminista.

-“Fuiste a la Universidad en lugar de dejar los estudios después del bachillerato para que tus hermanos pudieran estudiar pues “tú de todos modos simplemente vas a casarte”, agradéceselo a una feminista.

-“Puedes solicitar cualquier empleo, no sólo un “trabajo para mujeres”, agradéceselo a una feminista.

-“Puedes recibir y brindar información sobre control de la fertilidad sin ir a la cárcel por ello, agradéceselo a una feminista.

-“Eres médica, abogada, pastora, jueza o legisladora, agradéceselo a una feminista.

-“Puedes usar pantalones sin ser excomulgada de tu iglesia o sacada del pueblo, agradéceselo a una feminista.

-“A tu jefe le está prohibido presionarte a que te acuestes con él, agradéceselo a una feminista.

-“Inicias negocio y puedes obtener un préstamo usando sólo tu nombre y tus antecedentes de crédito, agradéceselo a una feminista.

-“Estás bajo juicio y se te permite testificar en tu propia defensa, agradéceselo a una feminista.

-“Posees propiedad que es únicamente tuya, agradéceselo a una feminista.

-“Obtienes la custodia de tus hijas e hijos tras un divorcio o una separación, agradéceselo a una feminista.

-“Tu marido te golpea y esto es ilegal y la policía lo detiene en vez de sermonearte sobre cómo ser una mejor esposa, agradéceselo a una feminista.

-“Te casas y tus derechos humanos civiles no desaparecen dentro de los derechos de tu esposo, agradéceselo a una feminista.

-“Puedes escoger ser madre o no cuando tú quieras y no según los dictados de un esposo o un violador, agradéceselo a una feminista”.

Estos son solo algunos de los derechos que la autora de Feminismo para no Feministas, menciona, derechos logrados gracias a lo que estas mujeres han luchado en este y pasados siglos.

 “La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos”

Para finalizar, me quiero referir a Olympe de Gouges quien fue una de estas mujeres luchadoras. En plena Revolución Francesa decidió protestar contra la “Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano” y escribió sobre los “Derechos de la Mujer y la Ciudadana”. Cuando descubrí a Gouges, casi caí en shock…y casi caí en shock porque lo primero que pensé fue, ¿cómo es posible que a lo largo de los años de mi educación, nadie me nombrara a esta valiente mujer y este importantísimo acontecimiento?. ¿Cómo es posible que estuviera engañada de esta manera?

Pensaba que la Revolución Francesa era el símbolo de la libertad para todos (y todas), pero no es así. Olympe de Gougues fue sentenciada y condenada (guillotinada) por defender los derechos de la mujer en la misma condición de igualdad que el hombre. Creo que muchas mujeres dormimos (o dormíamos o no nos percatábamos) en el ideal de que hay igualdad y de que siempre fue así. Como dice Celia Amorós, filósofa y teórica española del Feminismo, hay una historia,  “tenemos una tradición de 3 siglos” en esta lucha,  “tenemos una genealogía”.

En este medio en el que hoy publico este artículo, se escribe, se habla, se sueña en positivo. Por un momento pensé, ¿será que hablo de Feminismo? Y lo pensé porque hay muchas opiniones encontradas, incluso de chicas jóvenes. Y no. La palabra Feminismo no es lo mismo que la palabra Machismo. Yo clamo y digo con orgullo que soy Feminista, porque detrás de esta palabra hay mujeres luchadoras que lograron que hoy tengamos infinidad de derechos; porque detrás de esta palabra muchas mujeres hoy día luchan por los Derechos de Mujeres y Niñas en otros países donde ninguna de vosotras podríais imaginar que no tengan los derechos que tú hoy tienes; porque detrás de esta palabra hay mujeres que aún no están en nuestros libros de Historia, de Arte, de Literatura…y hoy día estamos tratando de visibilizarlas.

El Día de la Mujer no es cada 8 de Marzo, pero es importante celebrarlo porque pone en Agenda del Debate Público temas que deben recurrirse con urgencia, como por ejemplo la Violencia de Género, la incorporación de más Niñas en el futuro de las Carreras Stem (Ciencias, Tecnología, Ingenierías, y Matemáticas – según sus siglas en inglés), la Educación en Igualdad desde la Infancia, la lucha contra el Matrimonio Infantil, la prevención del Embarazo Precoz…y mucho más. El Día de la Mujer es todos los días al lado de Hombres que apoyan y que luchan al lado y con ellas.

¿Qué piensas tú del Feminismo?

Si te interesa el tema, hay mucha bibliografía al respecto. Un muy breve resumen puedes obtenerlo aquí: Historias del Feminismo de Historia Siglo 20

Compartir