Las ventajas del yoga para la salud

El yoga es una práctica milenaria arraigaba en la filosofía y cultura de la India pero que se ha difundido ampliamente por todo el mundo.

Comenzó como un ritual meramente espiritual pero se ha constatado con su popularidad que tiene un fuerte impacto positivo sobre el físico y la mente.

Aunque el yoga clásico incluye otros elementos, el que se practica ahora en el mundo parte de una serie de posturas (asanas), técnicas respiratorias (pranayama) y meditación (dyana). Dos de los estilos más populares, el iyengar y el hatha yoga, se centran en estos tres ejes.

El yoga y dos prácticas de origen chino, tai chi y qi gong, a veces se denominan prácticas de «movimiento meditativo». Las tres prácticas incluyen elementos meditativos y físicos.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, el yoga tiene una serie de beneficios para la salud física y mental, entre los que destacan.

    • Ayude a mejorar el bienestar general al aliviar el estrés, apoyar los buenos hábitos de salud y mejorar la salud mental / emocional, el sueño y el equilibrio
    • Alivie el dolor lumbar y el dolor de cuello
    • Aliviar los síntomas de la menopausia
    • Ayudar a las personas a controlar la ansiedad o los síntomas depresivos asociados con situaciones difíciles de la vida (pero no se ha demostrado que el yoga ayude a controlar los trastornos de ansiedad, la depresión clínica o el trastorno de estrés postraumático
    • Ayude a las personas a dejar de fumar
    • Ayudar a las personas con sobrepeso u obesidad a perder peso
    • Ayude a las personas con enfermedades crónicas a controlar sus síntomas y mejorar su calidad de vida.

La evidencia científica

Estudios científicos han sugerido posibles beneficios del yoga para varios aspectos del bienestar general del individuo, incluido el manejo del estrés y la salud mental y emocional. En su concepción misma también se entiende que el ejercicio físico y síquico del yoga debe complementarse con una alimentación respetuosa con el cuerpo y patrones de sueño equilibrados.

Manejo del estrés:

Un grupo de 17 estudios que sumaron 1.071 participantes hicieron yoga enfocados en el manejo del estrés. 12 de estas investigaciones concluyeron que las personas mejoraron de manera importante el estrés y se sintieron psicológicamente mejor.

Salud mental y emocional:

En una reciente revisión de un paquete de 14 papers científicos (con un total de 1.084 personas) se analizaron los efectos del yoga en los aspectos positivos de la salud mental: 10 de estos estudios encontraron evidencia de beneficios en la resiliencia y el bienestar mental general.

Alimentación, sueño y actividad física:

Una encuesta realizada en Estados Unidos en 2018, que involucró a un total de 1.820 personas, encontró que quienes practicaban yoga tenían hábitos alimenticios y de actividad física mucho más saludables que los que no lo practicaban.

En el relevamiento, las personas opinaron que el yoga apoyaba hábitos más saludables y se sentían más plenos en su interrelación entre la alimentación y el estado físico en general.

También dijeron que tenían mejores patrones de sueño, algo que se vio reflejado además en otros estudios con pacientes con cáncer y adultos mayores, y en estudios individuales en otros grupos de población (personas con artritis, embarazadas, mujeres con climaterio, etc).

 

Fuente: LaRed21.com

 

Compartir