La rata topo desnuda podría encerrar el misterio del cáncer y la longevidad

Si el axolotl que adquirió fama literaria gracias a un cuento de Julio Cortázar es un animal extraño, la rata topo desnuda le compite a la par. Aunque nadie que se sepa le dedicó relatos poéticos hasta ahora, la pequeña y simpática bestia está logrando llamar la atención de los investigadores.

Se sabe que a los científicos les fascinan los roedores y que muchas de sus características similares al cuerpo humano los hacen sumamente atractivos para testear medicamentos y lograr avances en pos de la salud de la humanidad. El nuevo protagonista de los laboratorios es este animalito curioso: a primera vista parece una salchichita de esas que te sirven en el triolet con las papas y los palitos para acompañar la cerveza. Con sus pequeñas patas y dientes, su piel rosada y arrugada, esta criatura que muchos encuentran tierna y simpática, tiene una biología poderosa. Es inmune al cáncer y a ciertos niveles de dolor.

La rata topo desnuda (Heterocephalus glaber ) tiene una biología privilegiada. El investigador Ewan St. John Smith, de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Cambridge, director de un grupo de estudio de la rata topo desnuda y asegura que tal vez algún día les debamos a ella la continuidad de nuestra vida. Carecen totalmente de pelaje y viven bajo tierra en complejas redes de túneles en África Oriental.

Como las temperaturas de su medioambiente son estables no tienen que regular la corporal y son los únicos mamíferos de sangre fría conocidos en el planeta. Solo necesitan contar con unos pocos pelos corporales y los bigotes que las ayudan en la orientación.

Su organización social es más parecida a la de ciertas especies de insectos que a la de los mamíferos. Al igual que algunas especies de abejas y hormigas, son eusociales y viven en grupos de 100 personas encabezadas por una única hembra reproductora, la reina. Pero mientras los insectos comandan sus colonias con feromonas, la reina desnuda de la rata topo usa la agresión física para mantener a sus grupos cavando túneles, buscando comida y defendiendo las entradas.

En todo caso, lo que cautiva a los científicos es el potencial que tienen algunas de sus increíbles organismos para lograr avances biomédicos. La resistencia al cáncer de estos animales es lo que están enfocando actualmente los investigadores. Al estudiar por qué hay solo unos pocos casos documentados en todo el mundo los científicos esperan identificar nuevas formas de prevenir o tratar la enfermedad mortal.

Hasta el momento, según explica John Smith, no se conoce exactamente qué es lo que les da su resistencia. Ciertas observaciones sugieren que tienen una diferencia clave en una de las redes de sustancias que proporcionan soporte estructural y nutricional a las células y que esto es lo que les impide reproducirse sin control. Sin embargo, otros han observado resultados diferentes, por lo que se necesita más investigación. De lo que sí está seguro el experto es que estudiar sus poderes ocultos puede resultar en nuevos conocimientos para prevenir, curar y tratar muchísimas enfermedades humanas en el futuro.

 

Fuente: tn.com.ar

Compartir