La ópera de Barcelona reabrió con un concierto para espectadores “verdes”

El Liceu de Barcelona reabrió sus puertas el lunes pasado por primera vez en más de tres meses para celebrar un insólito concierto al que asistió un público tranquilo y frondoso formado por casi 2.300 plantas de interior.

Los organizadores dijeron que la intención del evento era reflexionar sobre lo absurdo de la condición humana en la etapa del coronavirus, que priva a la gente de su lugar como espectadores.

“La naturaleza ha avanzado para ocupar los espacios que le hemos arrebatado”, dijo el productor ejecutivo Eugenio Ampudio sobre el escenario durante un ensayo en el que 2.292 plantas de vivero ya ocupaban todos sus asientos antes del concierto.

“¿Se puede ampliar el concepto de empatía hasta llevarlo a la relación con otras especies? Comencemos por el arte y la música. En un gran teatro. Invitando a la naturaleza”, añadió dentro del ecléctico y neoclásico teatro que es uno de los más grandes de Europa.

El “Concierto para el Bioceno” ha sido posible tras el fin del estado de alarma en España el domingo y contará con un cuarteto de cuerda que interpretaría el “Crisantemo” del compositor italiano Giacomo Puccini, elegido por una tristeza similar a la de un réquiem.

El Liceu dijo que espera que el espectáculo reafirme el valor del arte, la música y la naturaleza y sirva de guía para volver a la actividad normal después de la pandemia.

España ha sido una de las naciones más afectadas, con 28.324 muertes y 246.504 casos de COVID-19 hasta la fecha.

 

Fuente: Reuters Noticias

Compartir