La ausencia de turistas permite que los canales de Venecia se recuperen

La naturaleza sorprende y nos hace reflexionar sobre la acción del hombre sobre la Tierra, en este caso concreto, respecto del turismo desmedido. Después de días sin presencia humana, debido al aislamiento obligatorio provocado por la enorme propagación del coronavirus en Italia, los canales de Venecia lucen cada vez más cristalinos, lo que permite contemplar peces nadando en un agua que, de a poco, se va tornando azul.

Venecia sin turistas

Desde la oficina del alcalde de Venecia explicaron que no significa que el agua haya mejorado.

Lo que sucede es que se ve cristalina debido a que la menor cantidad de tránsito por los canales mantiene los sedimentos en el fondo y evita el tono verdoso al que estamos acostumbrados. También agregaron que el aire efectivamente se ha limpiado gracias a la ausencia de vehículos a motor.

El fenómeno de las nuevas postales de Venecia se multiplicó a través de las redes sociales. Entre los miles de mensajes sobre las imágenes, una usuaria de Twitter escribió: “Un efecto inesperado de la pandemia: el agua que fluye por los canales de Venecia está limpia por primera vez en mucho tiempo. Los peces son visibles, los cisnes han vuelto”.

El silencio y el aire limpio reemplazaron el fuerte ruido de los turistas que abarrotaban los estrechos callejones de la ciudad lagunar y la contaminación causada por los potentes motores de las lanchas utilizadas por los residentes y trabajadores.
Y ahora los residentes pueden incluso ver grupos de pequeños peces plateados nadando sin ser molestados en las tranquilas aguas de los antiguos canales.

“No hay barcos, no hay tráfico. Definitivamente es más limpio”, comentó a Reuters el residente de Venecia Serguei Michtchenko.

 

Fuente: buenavibra.es

Compartir