Juan Sobrino, un bibliotecario madrileño que lee cuentos a ancianos por teléfono para paliar la soledad

Los ancianos están sufriendo la pandemia de una manera muy dramática, por eso, la biblioteca de Soto del Real da un servicio de lectura por teléfono para combatir el aislamiento social de personas mayores que viven solas o en residencias durante la pandemia.

Pero el proyecto no es nuevo, y el plan de lectura en residencias de Soto se llevó a casa el primer premio del IX Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas en la categoría de Biblioteca Municipal de entre 5.000 y 100.000 habitantes en 2018.

El Ministerio de Cultura ha reconoció por entonces la labor de inclusión que desde la Biblioteca Pedro de Lorenzo de Soto del Real se realiza con los colectivos más desfavorecidos premiando el proyecto “Biblioterapia para mayores”.

“Soñamos este proyecto convencidos de que los libros, la literatura y la lectura nos pueden salvar. Cinco años después seguimos pensando de la misma manera,” explicaba entonces, Juan Sobrino, técnico municipal de la Biblioteca. Biblioterapia para mayores nació en 2013, y lleva recorriendo cada mes las residencias de Soto para acercar la literatura a los más mayores. Los voluntarios de la Biblioteca leen poesía, fábulas, adivinanzas, microrrelatos, e incluso cantan canciones con la ayuda de una guitarra. Ahora, debido a la pandemia, el servicio sigue vivo gracias a la comunicación telefónica.

“Desde 2015 vamos por lo menos una vez al mes a las residencias. Cuando ocurrió esto, con la imposibilidad de acceder dentro, veía que teníamos que darle continuidad de alguna forma porque era más necesario que nunca”, explica el bibliotecario. “Ahora en vez de ir una vez al mes, les leemos por teléfono una vez a la semana”, confiesa Juan a “El País

El programa está especialmente enfocado a quienes viven en residencias y no pueden recibir visitas de familiares ni amigos, informa el Consistorio en un comunicado.“Hay que acercarles los libros para combatir el aislamiento social, hasta que puedan volver a leer en las residencias”, apunta el bibliotecario de la localidad, Juan Sobrino.

Por un lado, el servicio de cuentos por teléfono es prestado a través de los voluntarios de la biblioteca que participan habitualmente en el proyecto ‘Biblioterapia para mayores’, y quienes ahora van a elegir los textos de forma personalizada, en función de las preferencias de cada lector.

Por otro lado, la biblioteca Pedro de Lorenzo lanza un plan de telebiblioteca para mayores, acercándoles aquellos volúmenes que previamente han sido “rigurosamente desinfectados”, y que también son seleccionados “en función de los gustos de los usuarios”

 

Fuente: culturainquieta.com

Compartir