Jóvenes mexicanos demuestran el potencial de la energía solar

La edad no detuvo a cuatro estudiantes mexicanos para convertirse en los emprendedores más jóvenes de la energía solar en el país, al mismo tiempo que apoyan a comunidades de escasos recursos y protegen al medioambiente.

Convencidos de que son el futuro que llevará a México a explotar su potencial solar, Jorge Díaz, David Santiago, Carlos Sánchez y Lizeth Peña, a sus 19 años dirigen la empresa Liph Energy, con sede en Monterrey, en el estado norteño de Nuevo León.

“México puede convertirse en una potencia energética en el mundo y me levanto todos los días para demostrar al mundo que realmente se puede”, declaró a Efe Jorge Díaz, estudiante de comercio.

“Si nosotros tapizáramos de paneles solares el 5 % del estado de Nuevo León, le daríamos energía todo un año al país”, asegura Carlos Sánchez, alumno de mecatrónica.

El obstáculo más grande al que se han enfrentado estos estudiantes del Tec Milenio es la falta de confianza de posibles clientes y proveedores, pero ello no les frenó para crear un proyecto que actualmente cuenta con más de 2.000 contratos.

“Nos han bautizado como los más jóvenes de la energía solar porque realmente somos las personas más jóvenes metidas en este negocio”, aseguró Jorge.

A sus 17 años establecieron la marca y en cuanto cumplieron la mayoría de edad constituyeron una empresa enfocada en la industria, sector que utiliza el 30% de la energía del país, de la cual solo el 1% es renovable, explicó David Santiago, estudiante de mecatrónica.

“Producimos energía renovable y la vendemos a la industria. El año pasado instalamos más de 1.200 paneles solares, este año tenemos ya programados más de mil antes de mediados de junio”, detalló Jorge.

Con cero pesos, pero muchas ganas de emprender, su primera clienta fue la madre de David, dueña de una tienda de abarrotes a quien convencieron en 2018 de invertir en la instalación de 13 paneles solares en su negocio.

“Ahorita ya le pusimos la nueva tecnología, la mejor tecnología que tenemos y mejoramos el sistema que tiene, como agradecimiento por haber confiado por nosotros por primera vez”, comentó Jorge.

Agregó que la mayoría de sus clientes están en el sector industrial y se convierten en inversionistas de la empresa con el compromiso de proporcionarles la energía por los próximos 35 años.

UN MODELO DE NEGOCIO CON IMPACTO SOCIAL

Un porcentaje de las utilidades de Liph Energy se destina a un fondo para llevar paneles solares a zonas vulnerables en México, donde más de dos millones de personas no tienen acceso a la energía eléctrica, señaló Jorge.

“Dejamos claro a nuestros clientes que ellos también se están sumando al proyecto social al poner su granito de arena. Al final de año vamos a dar esa inversión para que todas esas familias tengan acceso a la energía”, destacó.

Con lo recaudado en 2019, su primer proyecto social beneficiará a partir de abril a 15 familias, aproximadamente 50 personas, que no tienen acceso a servicios básicos, en la Sierra de la Huasteca.

“No tienen luz, agua, no llega la infraestructura para allá para que tengan luz, agua, gas”, lamentó Carlos.

Liph Energy fue reconocido como uno de los 15 mejores emprendimientos sociales en México por el MIT (Massachusetts Institut of Technology) y ha ganado premios de las empresas Ford y AT&T en 2017 y 2018.

LA GENERACIÓN DEL FUTURO

“Nuestra generación, las generaciones de ahorita son los próximos líderes, tienen el mundo en sus manos”, afirmó Carlos.

Los jóvenes lamentaron que la política energética del gobierno federal no apueste a las energías renovables cuando el 70 % del país produce energía solar.

“La ideología del gobierno es muy diferente a lo que viene, o sea, ahorita quieren invertir en refinerías cuando deberían estar invirtiendo en la energía solar o cualquier tipo de energía renovable”, continuó David.

“No sé qué hacemos todavía apostando por la gasolina y apostando por otras cosas cuando tenemos el potencial energético del planeta aquí en el territorio”, concluyó Jorge.

 

Fuente: laestrella.com.pa

Compartir