Ingenio para vencer la escasez ante la comercialización de emociones

Por: Aida Montenegro-Loughran

En Venezuela Andrés López, un adolescente de 14 años, ante la escasez de recursos, ha creado un negocio de playeras o “chancletas” con materiales reciclados.

Inventar es parte de nuestra sociedad, existen cada día nuevos, Mr. Popeil
modernos que nos involucran a diario en su proceso creativo, al solicitar nuestra opinión sobre lo que ofrece el mercado ya sea el súper sofisticado teléfono celular esperado por meses o la nueva versión de Alexa para informarnos de que IPhone esta sonando.

SOMOS CONEJILLOS DE INDIA

A veces sin darnos cuenta, ya que las compañías constantemente nos están ofreciendo probar sus inventos que ofrecen soluciones para llevar una vida, según la descripción de las mismas, más segura, relajada o mejor en todos sus aspectos.

A diferencia del joven diseñador López, estas empresas no siempre están satisfaciendo una necesidad real ni ayudando al creador a minimizar su falta de recursos.

Como se ha venido informado en varias ocasiones, algunas empresas crean productos que no están del todo terminados ni probados con relación a la seguridad de su uso.

Estos productos llamados “half baked” o no terminados que el consumidor sin darse cuenta prueba y con su opinión los creadores lo perfeccionan

COMERCIALIZAR EMOCIONES

Tanto en el caso de un auto que se maneja “solo” como en el caso de robots o las aplicaciones para que menores de edad jueguen por teleconferencias se plantea el uso de las emociones del consumidor para vender el producto.

Es nuestra la decisión de apoyar a jóvenes talentos como el joven López que necesitan la venta de sus creaciones para sobrevivir o a las grandes empresas que generan bienes con la simple pregunta de ¿por qué no? Sin medir en las consecuencias de sus creaciones.

Feliz viernes y ha apoyar ideas que beneficien a nuestra sociedad y a sus creadores por igual.

Compartir