Indígenas amazónicos proponen crear santuario natural del tamaño de México

Un colectivo de grupos aborígenes y etnias de la Amazonia propusieron la creación de un gigantesco santuario natural del tamaño de méxico, o sea unos 200 millones de hectáreas de superficie.

La idea es crear una mega zona de conservación que se extendería desde los andes en el oeste hasta el Océano Atlántico, al este. Si la idea fructifica y se concreta, sería el área protegida más grande del mundo.

Los líderes de la alianza que representan a 500 culturas indígenas en nueve países presentaron el proyecto a los representantes en la Conferencia de Biodiversidad de la ONU, celebrada en Egipto, el miércoles. El plan: construir un santuario a gran escala donde se puedan preservar y proteger las personas, la vida silvestre y la biodiversidad.

“Venimos del bosque y nos preocupa lo que está sucediendo”, explicó a The Guardian Tuntiak Katan, vicepresidente de COICA (Coordinador de la Organización Indígena de la Cuenca del Río Amazonas).

“Este espacio es el último gran santuario para la biodiversidad del mundo. Está allí porque estamos allí. Otros lugares han sido destruidos”, agregó.

Esta no es la primera vez que se hace tal propuesta. Con el respaldo de Ecuador, Colombia se estaba preparando para presentar un plan similar en las conversaciones sobre el clima que se realizarán en diciembre. Pero si bien el proyecto incluía planes para proteger la flora y fauna única y diversa de la región, estos derechos de protección no necesariamente se hubieran extendido a los pueblos indígenas que viven allí. También existe la preocupación de que estos planes sean rechazados después de la elección en Colombia del presidente populista de derecha, Iván Duque.

De manera similar, en el vecino Brasil, la elección del ultraderechista Jair Bolsonaro tiene a los ambientalistas preocupados por el futuro de la selva amazónica. El país ha celebrado debates a nivel ministerial sobre los planes para crear una zona de protección designada. Sin embargo, cualquier posibilidad de estos planes podría verse afectado por el pro-industria Bolsonaro, quien ha sido muy franco acerca de sus intenciones de abrir el Amazonas a los agricultores e industriales e incluso ha sugerido que el país se salga del acuerdo de París.

 

Fuente: LaRed21.com

Compartir