Fukushima planea alimentar la región con energía 100% renovable

En 2011, la planta de energía nuclear de Daiichi en Fukushima experimentó uno de los peores colapsos de la historia: un desastre que el área aún resiente casi nueve años después.

Pero la prefectura japonesa de casi dos millones de residentes quiere dejar atrás el desastre y salir adelante, sin depender de las plantas nucleares para obtener energía. Su gobierno local ha prometido suministrar a la región energía 100% renovable para 2040, informa The Guardian.

De hecho, ya se están realizando grandes inversiones en las energías limpias. En noviembre de 2019, el periódico japonés Nikkei Asian Review informó que un proyecto de US$2.750 millones financiado en parte por el gobierno nacional apunta a construir 11 parques solares y diez parques eólicos en tierras de cultivo abandonadas y áreas montañosas en la prefectura.

Ese proyecto suplirá la energía demandada, alguna vez generada por la planta Daiichi. La producción estimada para todos los parques solares y eólicos planeados combinados es de solo 600 megavatios, muy lejos aún de los 4.700 megavatios que los reactores nucleares de la planta estaban produciendo, pero es un paso en la dirección correcta.

¿Energía limpia o sucia?

Para los próximos años, la prefectura local y el gobierno también tienen planeado construir centrales geotérmicas y de biomasa que se sumarán a los parques eólicos y solares.

Aunque el mundo entero está mirando hacia las energías renovables, es poco probable que el país de 126 millones de personas abandone su adicción a las plantas nucleares. El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha estado presionando hace meses por la construcción de más plantas y pidiendo la reactivación de los reactores más antiguos, a pesar de la creciente oposición de los ciudadanos a este tipo de energía sucia.

Puertas para adentro, el gabinete de Shinzo mira en otra dirección: el ministro de Medio Ambiente pidió en setiembre el desmantelamiento de los reactores nucleares más viejos, según informó The Guardian.

El país tiene un largo camino por recorrer, si decide seguir los pasos de Fukushima. Solo el 17.4% del consumo de energía en Japón provino de fuentes renovables en 2018 según el Instituto Japonés de Políticas de Energía Sostenible. Aún dependen en gran medida del carbón y el gas natural y sigue siendo el tercer país del mundo en importación de carbón.

 

Fuente: LaRed21.com

Compartir