Esta es la manera más fácil de perder peso y no recuperarlo, según la ciencia

Mantener la meta de año nuevo de perder peso no siempre es posible, generalmente porque adherirse a una dieta estricta de control de calorías no es una tarea fácil en ambientes modernos, donde los alimentos sabrosos y de alta energía son atractivos y fácilmente disponibles.

La dieta también se hace particularmente difícil debido a la rápida respuesta de nuestro cuerpo a la disminución de la ingesta de alimentos, adaptándose rapidísimo a ello para sobrevivir, pero no es igual de efectiva respuesta a comer en exceso.

Para muchos puede sonar familiar el haber experimentado un aumento casi inmediato del hambre cuando hacen dieta. Y a veces el hambre puede más que la voluntad.

La mayoría de la gente también habrá experimentado lo fácil que es comer en exceso durante los períodos de vacaciones, como en fin de año o verano.

¿Cómo mantener un peso saludable, según la ciencia?

Una reciente investigación ha demostrado que la sobrealimentación no es fácilmente detectable a nivel consciente, incluso cuando se aumenta la ingesta de energía para proporcionar un exceso de más de 1.000 calorías por día. Básicamente, cuando estamos comiendo de sobra no nos damos cuenta.

Los hallazgos de este estudio mostraron cómo el cuerpo no se ajusta para tener en cuenta estas calorías adicionales.

Todo esto se debe a que nuestros antepasados homínidos comían cuanto podían cuando había disponibilidad de alimentos, y el cuerpo almacenaba la grasa y las calorías para usarlas en periodos de hambre.

A pesar de la tendencia de nuestro cuerpo a ganar peso, unos pocos cambios correctos en la dieta y el estilo de vida producirán y mantendrán un peso saludable, si este es el objetivo deseado.

El ejercicio a menudo puede pasarse por alto ya que las personas buscan “la mejor dieta para perder peso”. Pero mantenerse activo sigue siendo importante si se quiere bajar de peso, y especialmente para mantener la pérdida de peso durante períodos prolongados.

El ejercicio puede complementar los cambios en la dieta y ayudar a minimizar los aumentos en el hambre experimentados por la dieta sola.

De hecho, recientes estudios han demostrado que el ejercicio no causa un incremento del hambre en la forma en que lo hace una dieta, a pesar de que crea un déficit de energía que debe ser suplantado con carbohidratos, los cuales puedes escoger que sean de fuentes saludables.

De hecho, el hambre se reduce cuando se hace ejercicio intenso según este estudio, lo que puede ayudar a evitar la sensación de hambre mientras aumenta el déficit de energía.

En resumen, según los distintos estudios científicos mencionados, la forma má saludable de lograr bajar de peso y mantenerlo estable es optando por el ejercicio en vez de las dietas.

 

Fuente: LaRed21.com

Compartir