En Roma se pagará el metro con botellas de plástico

En la ciudad de Roma se implementará un novedoso programa para tratar de mitigar el problema que genera el material plástico, que es  arrojado en la vía pública sin mucho cuidado.

MyCicero

Para poder trasladarse en el sistema de transporte público subterráneo casi gratis, será necesario contar con una aplicación llamada MyCicero: los usuarios escanearán un código de barras personal en la máquina de reciclaje especial para insertar las botellas de plástico vacías, y posteriormente podrán adquirir online sus boletos de metro.

El sistema ya ha dado buenos resultados ya que, solo en la estación de San Giovanni, se podían ver largas colas de usuarios para entregar sus botellas vacías y de esta forma participar en el programa, acumulando 5 céntimos por cada botella de plástico reciclada, que posteriormente podrán ser canjeados en la compra de billetes digitales.

Viajar en Roma

En la ciudad de Roma un boleto general, que puede ser utilizado para un viaje en metro o su equivalente de 100 minutos en los autobuses de transferencias, tiene un precio de 1,50 euros, por lo cual solo se necesitan 30 botellas para un recorrido básico.

Teniendo en cuenta que se adquieren alrededor del mundo, aproximadamente un millón de botellas de plástico por minuto, y se estima que este número podría aumentar un 20% para el año 2021, vemos que la situación es poco alentadora para el medio ambiente, por lo que, ideas innovadoras y de fácil aplicación como ésta, son para tener en cuenta y tratar de que se implementen en todo el mundo.

Roma es la primera ciudad en Europa que lleva adelante esta medida que pretende, no solo  implementar una solución ecológica, sino que también puede servir como aliciente económico a los usuarios del sistema público de transporte.

De cualquier manera la ciudad eterna deberá recorrer un largo camino para igualar a otras ciudades en proyectos de sostenibilidad y manejo de residuos.

Este programa ha sido implementado por la alcaldesa Virginia Raggi, preocupada por la creciente acumulación de toneladas de basura alrededor de monumentos históricos, que arruinan la estampa turística de la ciudad y acarrean serios problemas de higiene pública, ante lo cual los ciudadanos romanos exigieron una contundente respuesta.

La medida será implementada en la red de transporte público de la ciudad, llamada Atac, donde las máquinas para el reciclaje se instalarán como proyecto piloto en tres estaciones de metro, durante una fase de prueba de 12 meses.

 

Fuente: buenavibra.es

Compartir