El bienestar integral

Por: Carlos Piña Grau

El Bienestar Integral se inicia cuando te conectas con tu esencia y descubres que quieres sentirte bien en cada uno de Los 7 estados que lo componen: Cuerpo, Mente, Emociones, Espiritualidad, Familia, Sociedad y Dinero. Se inicia entendiendo que tu cuerpo es tu templo, estás en este mundo gracias a él y es además la obra más maravillosa del Universo y te ha sido encomendado para su uso y cuido.

En respuesta, te cuidas de alimentarlo en forma balanceada y realizas ejercicios para mantenerte en forma. Aprendes a identificar los alimentos que nutran tus células para que hagan su función acorde a tus necesidades. Bebes la cantidad y la calidad de agua necesaria para lograr una hidratación adecuada ya que sabes que el cuerpo tiene aproximadamente el 70 % de agua.

Por lo tanto, beber agua es vital para sentirte bien y para botar las toxinas. Adicionalmente, sabes que debes dormir el número de horas necesarias para lograr liberar el 80 % del estrés; eso se logra si tienes un sueño profundo y reparador.

En segundo lugar, tu mente debe ser utilizada como una herramienta para expresar tus ideas y tomar decisiones efectivas en tu vida cotidiana, no para que dirija tu vida y genere ansiedades, angustias, tensiones y estrés. Todo esto lleva a cometer errores sin que te des cuenta.

Aprende a botar la basura acumulada en tu mente para que pueda descansar y te ubiques con mayor facilidad en el momento presente. Si logras utilizarla en pro de tu bienestar has dado un gran paso.

Las emociones, además de útiles, son las encargadas de hacernos sentir vivos y tenemos que aprender a reconocerlas y manejarlas para evitar enfermarnos. Por ejemplo, los niños las manejan muy bien sin haber hecho un taller vivencial de cómo manejar el estrés de manera efectiva.

Si el bebé tiene rabia mueve su cuerpo y logra drenar su ira; si tiene dolor, llora; si tiene miedo se aferra al contacto con sus padres, y si está feliz se ríe. Él sabe cómo manejar sus emociones y sentimientos de manera asertiva.

Una decisión vital es el desarrollo de la humildad para acercarnos a Dios de manera natural, confiada y sentir que esa conexión nos ayuda a no preocuparnos más de lo necesario. En estos días escuché la frase: “Yo me ocupo del presente, porque Dios se ocupa del futuro”.

Al desarrollar tu inteligencia puedes dar respuestas más realistas desde el momento presente y con esa confianza en el amor, la omnipotencia y omnipresencia de Dios en ti, vivir en serenidad. De esto se trata el bienestar espiritual.

Otro aspecto para sentirte en bienestar es lograr una armonía con la familia, para sentir que unidos logran más y mejores resultados. Qué bien nos sentimos cuando hay buena comunicación y las relaciones se nutren de esa armonía y bienestar.

También es importante el amor al prójimo, ayudar a los que están en necesidad y carecen de recursos para enfrentar sus problemas. Mi mayor gratificación es ayudar a personas que están en grandes dificultades porque su agradecimiento es auténtico y profundo.

Dejo de último el bienestar económico no por ser menos importante, sino porque no podemos asumirlo como el objetivo único de nuestra vida y causa exclusiva de nuestro bienestar. Debemos aprender a utilizarlo y destinarlo a lo realmente importante. Tener una estabilidad económica es vital y contribuye a que el equilibrio esté presente en todas las etapas de la vida.

A continuación te dejo los pasos a seguir para lograr el Bienestar Integral. En primer lugar conéctate con la palabra quiero para energizar el compromiso y aumentar la fe en que sí lo vas a lograr. Luego, interrumpe los pensamientos negativos que te hacen dudar.  Crea afirmaciones positivas porque su fuerza y energía sirven para reprogramarte y contrarrestar esos pensamientos que te hacen entrar en conflictos y salirte de la ruta del Bienestar Integral.

Continúa creando un foco, una visión clara y positiva para que tus acciones sean concretas y logres energizar tu compromiso en emprender los pasos para llegar a tu meta. Por último, sé constante en lo que hagas para crear los hábitos que te permitan estar en el Bienestar Integral la mayor parte del recorrido y si te sales, conéctate con Dios, agradécele por una nueva oportunidad para corregir y continuar en la dirección correcta.

________________

Email:  carlospinagrau@gmail.com

Compartir