El arte de dar

Por: Ana Elena Santanach

A pesar de lo difícil que se ha tornado este tiempo de cuarentenas, confinamientos y distanciamientos, la pandemia puede haberse convertido en un abanico de oportunidades, principalmente para dar. Para algunos es un desafío, a otros les proporciona una experiencia significativa y alegre y poder sobrellevar mejor la época que estamos viviendo:

-Siempre tenemos algo que podemos compartir
Cualquier cosa que poseemos es un recurso digno de ser entregado para ayudar a otro. Podríamos pensar que tenemos tan poco que no es posible compartir, pero ese poco bien usado puede ayudar. Una llamada, un pañuelo para secar unas lágrimas, unas palabras de aliento, un espacio en una habitación para albergar un niño. Si nos viéramos como conducto de la increíble bondad de Dios seríamos más desprendidos con lo que tenemos aún en tiempo de escases.
-Regalemos acciones y no sólo cosas
Muchos regalos valiosos no cuestan ni un centavo. El dar no se trata de dinero si no de gestos. Un abrazo en estos tiempos es un lujo, pero siempre hay alguien cerca que lo necesita (si no hay riesgo); un oído atento y dispuesto a escuchar; una video llamada a un anciano (hay muchos ancianos solos). Una palabra de ánimo al que está desalentado. Una nota de agradecimiento. Dar un consejo a alguien que está desviado o confundido.
-Cuando damos nos liberamos del temor
Nos es difícil dar cuando nos percibimos como personas carentes y nos “agarramos” a lo que tenemos, y nos atemoriza quedar despojados. El dar nos ayuda a ver que seguimos quedándonos con lo suficiente y además, nos genera una sensación de plenitud y satisfacción que nos lleva a más generosidad sin temor a que nos falte.
Las actividades de la vida diaria están llenas de oportunidades para integrarnos y dar. Son infinitas, pero muchas veces nos las perdemos por creer que solo se debe dar dinero (también se necesita), o porque tenemos miedo a que nos haga falta. Pero lo esencial y substancial es convertirnos en personas dadoras, porque “Más bienaventurado es dar que recibir” Hechos 20:35 (Biblia).

_____________
Facebook. Ana Santanach

Compartir