El amor con consciencia

Por: Carlos Piña Grau

El amor con consciencia nos plantea estar siempre despiertos, alertas, de modo que nuestras acciones hagan corazones y logremos disfrutar la vida en paz y armonía.

La consciencia tiene que ver con la observación y por lo general, no somos buenos observadores porque no nos enseñaron a serlo. Si te fijas, sólo aprendiste a memorizar y repetir mecánicamente, como robot, sin conectarte con tu esencia, con tu verdadero ser.

Pon atención a esta frase llena de sencillez y mucha profundidad: “Cuando eres un buen observador todo el mundo es tu maestro”. Esta frase es muy cierta.

Cuando estás despierto, observas y estás abierto a comprender y aceptar lo que recibes, ya sea que provenga de tu interior o de lo que te rodea. Te haces consciente de ti y de tus actos y por lo tanto te responsabilizas de ellos.

Es desde los actos de amor sincero que aprendemos el significado de dar y de recibir con gratitud. Para ello hemos de estar dispuestos de cuerpo, mente y espíritu, ya que el amor toca todas nuestras dimensiones.

La mejor forma para sentir el amor al cual tienes derecho, es drenando la rabia con sabiduría, limpiando el dolor con lágrimas y enfrentando tus miedos con coraje.

Borra de tu mente lo que está grabado y te impide observar el mundo que te rodea y las personas que habitan en él, sin comparar ni juzgar, para vivir intensamente cada instante de la vida, en toda su plenitud y abundancia.

El amor con consciencia, se asemeja a las alas de un pájaro, el cual necesita de ambas para poder volar. La una no tiene sentido sin la otra. Lo mismo ocurre a nuestro interior. Sentir sólo amor puede ser frustrante y estar sólo consciente puede resultar muy frío.

Lamentablemente, sin darnos cuenta comparamos la historia, el pasado con el presente y actuamos con expectativas que ya no son válidas, en vez de vivir en un estado de expectación como lo viven los niños, siempre curiosos y abiertos a descubrir, experimentar y aprender todos los días algo nuevo. Ellos viven todo el tiempo en el momento presente.

Si le preguntas a un niño si quiere un caramelo hoy o tres mañana, la respuesta es uno ya. Es una respuesta directa, genuina, consciente y un proceso rápido de satisfacer un anhelo por la vía corta y práctica.

Pero los adultos nos perdemos en otras consideraciones, instaladas en nuestro pensamiento, que hacen ruido y nos hacen dar respuestas equivocadas, falsas porque no corresponden a nuestro anhelo; vienen del pasado que nos lleva a reaccionar de manera impulsiva y dura, dando respuestas viejas a las situaciones nuevas. Y es allí donde perdemos el foco de poder experimentar el amor, disfrutar de darlo o recibirlo con alegría, plenamente y a la vez con consciencia, con respeto, sin ataduras ni sobornos, con comprensión y entendimiento de los límites necesarios que permitan convivir sin asfixia.

En tanto que permanecer en el aquí y ahora para sentir el momento presente, te conecta con tu sabiduría interna, expande tu consciencia y te aproxima a estadios más sublimes del amor.

No te olvides de que tu comunicación sea abierta, amplia, clara y precisa. La humildad nos permite estar más conscientes y el agradecimiento emerge del corazón sincero que late para amar en las buenas y en las malas.

Aprendimos a amar a la antigua, con los apegos y siguiendo patrones equivocados, hasta que la vida y el tiempo hacen su trabajo y de repente despertamos de una manera abrupta, que nos deja heridas que debemos sanar para perdonar, para seguir adelante, para cambiar y ser mejores personas.

La invitación que intento compartir es que es mejor despertar lo más temprano posible para que te sientas libre y puedas dar todo lo que tienes para encontrar el camino a tu verdadera felicidad. Que comprendas que amor y consciencia sí son compatibles; yo agregaría que son necesariamente compatibles de manera de alcanzar la madurez suficiente para una convivencia sana y armoniosa.

Aprovecha las noches antes de acostarte para revisar que pasó en el día y con humildad y agradecimiento pídele a Dios que ilumine tu camino así como el de tus seres queridos y el de todos los seres humanos que habitamos en este mundo, para que seamos mejores personas, logremos inspirar a los demás con amor y más consciencia.

___________________

Compartir