El amor a primera vista no existe, según la ciencia

Una persona se encuentra en medio de una habitación llena de gente y, de repente, tiene un fugaz cruce de miradas sacude el cuerpo hasta los tuétanos.

Lo que ha sentido en ese instante es un flechazo. Es amor a primera vista.

Una de cada tres personas dice haber experimentado este poderoso sentimiento.

Sin embargo, según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Zurich, Suiza, el amor a primera vista, como tal no existe.

Se trata en algunos casos de una confabulación de la memoria construida por las parejas para alimentar su relación y, en otros, de deseo a primera vista, dicen los autores del estudio.

“Efecto halo”

Para investigar este tema que rara vez se ha analizado de forma científica, Florian Zsok y sus colegas recogieron información de una serie estudios que hicieron por Internet (tratando de imitar una página de citas), en el laboratorio y en una sucesión de eventos de encuentros.

Un análisis de estos datos reveló que la gente tiende a reportar amor a primera vista cuando encuentra atractiva a una persona.

Y esta atracción da lugar a un fenómeno conocido como el “efecto halo”, por el cual le atribuimos a una persona que nos gusta características positivas aunque no dispongamos información que avala esta percepción.

Esto, señala Zsok, puede explicar por qué la gente piensa que se está enamorando de alguien a primera vista.

En cambio, le explicó a la revista New Scientist Anna Machin, investigadora de la Universidad de Oxford quien no participó en el estudio, “lo que sientes es deseo a primera vista, y es mayormente subconsciente”.

“Amor es el apego que aparece más tarde. Es más complejo e involucra una reflexión consciente sobre la relación”.

Atracción, no amor

En opinión de Zsok, es muy poco probable que dos personas formen este tipo de vínculo apenas se encuentran.

“Nuestro estudio concluyó que el amor a primera vista reportado en el momento del encuentro no se parece ni al amor pasional ni al amor en general”, dijo Zsok.

“Lo que ocurre es una atracción inicial fuerte que muchos califican de ‘amor a primera vista’ ya sea retrospectivamente o en el momento mismo”, indica el especialista.

En el estudio participaron cerca de 400 personas de las cuales el 60 por ciento eran mujeres, en su mayoría heterosexuales.

Por lo tanto, el amor a primera vista “no existe” porque se debe a una combinación que realiza el cerebro entre las experiencias pasadas y recientes con el fin de actualizar los recursos.

“Puede que pienses que en aquel momento sentiste amor y euforia pero seguramente estarás trasladando tus sentimientos actuales a una situación pasada”, menciona la investigadora de la Universidad Northwestern en Estados Unidos, Donna Jo Bridge.

 

Fuente: lostiempos.com

Compartir