El agua de mar cura enfermedades y alarga la vida según la ciencia

No hay mejor remedio para una herida que un buen baño en la playa, ya que de modo milagroso cicatriza.

Si estamos cansados, el agua de mar proporciona un efecto relajante impresionante y la tenemos al alcance de la mano. Además de ser una increíble fuente de minerales, es un elemento vital para equilibrar las funciones corporales.

La ciencia ha encontrado el poder curativo del agua de mar y su efecto en la relajación muscular, el alivio de problemas respiratorios (catarros, sinusitis, flemas) y en los tratamientos de rehabilitación.

También, dar un paseo al mar, tan solo a mojar los pies, produce una sensación de placer similar a la que sentíamos cuando jugábamos de niños.

Un baño en estas aguas alivia las dolencias por artritis, contracturas musculares, la circulación, várices y el cansancio en general.

Con sus propiedades alcalinas, si se puede consumir envasada preservando sus propiedades, el agua de mar neutraliza la acidez estomacal, limpia el hígado y los riñones.

Los médicos advierten que la contaminación de mares y playas no permite tomar el agua a la ligera, pero en el mercado se consiguen productos a base de agua de mar que permiten el efecto deseado.

Nos ha pasado que, cuando vamos a la playa, por accidente, tragamos un poco de agua, e inmediatamente empezamos a sacar las mucosidades. Este hecho es una prueba más del poder expectorante que tiene el mar en la salud de las vías respiratorias.

En climas helados donde es imposible un chapuzón, respirar el viento costero y caminar por la arena húmeda tendrá un efecto terapéutico en la salud.

 

Fuente: ahoranoticias.cl

Compartir